Search Results for 'agenda desarrollo dominio público'

Published by carobotero on 18 may 2012

Más papistas que el Papa

Viernes de columna

Más papistas que el Papa

El equilibrio en el derecho de autor es clave para que éste sirva de incentivo a la creación, la producción y la innovación. Por eso formas de valorar el dominio público se discuten en la “agenda para el desarrollo” de la Organización Mundial para la Propiedad Intelectual, OMPI.

Una obra está en el dominio público cuando vence el plazo de protección de los derechos patrimoniales de su titular y puede ser usada por cualquiera sin su autorización (las obras de Pombo). La semana pasada se celebró la 9a sesión del Comité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (CDIP) de la OMPI para discutir 3 recomendaciones de la profesora Dusollier sobre dominio público: (a) que se pueda renunciar a derechos patrimoniales para dedicar obras al dominio público, (b) que se analice una estrategia internacional de instrumentos para identificar obras en el dominio público y (c) ampliar la disponibilidad de éstas obras. Según cuentan, Colombia fue el único país que se opuso. Colombia rechazó la primera recomendación, indicando que la organización no debe discutir la renuncia de derechos de autor (a pesar de que eso es posible en nuestro país).
Seguir leyendo en El Espectador

Enlaces para profundizar
Del tema ya había hablado hace un tiempo acá
Lo que pasó la semana pasada contado por communia
Los bibliotecarios hablan de lo que pasó en 2007 también lo cuentan en este blog o en este.
Cuando me contaron por twitter 1, 2, o 3

Published by carobotero on 12 abr 2011

PARTICIPAR EN #LEYLLERAS, una cuestión de fondo y de forma

No dudo de las buenas intenciones que asisten al Ministerio de Interior y especialmente a la Dirección Nacional de Derechos de Autor al abrir el blog para recibir comentarios al proyecto de ley que conocemos ya como LeyLleras y participaré porque como saben los que me conocen solo si realmente no puedo yo nunca rechazo una invitación a colaborar y compartir en la construcción de conocimiento. Sin embargo, la invitación llega un poco tarde, el foro de discusión ya salió de las manos del ejecutivo y pasó al Congreso y además, mantiene la misma línea de actuación que hemos visto hasta ahora: los escuchamos pero no hay interés en una real participación en la construcción de un marco legal concertado.

Me atrevo a hacer esta afirmación a partir de un análisis de fondo y de forma de lo sucedido en los últimos años.

De fondo pues aunque puedo reconocer cambios en los últimos tiempos, también recuerdo que el gobierno colombiano ha mantenido los temas de propiedad intelectual aislados del resto, Cree que es posible filtrar los temas de propiedad intelectual, sacarlos de su contexto social, educativo, cultural para mirarlo, regularlo y hacerlo exigible idependiente de todo.

Recordemos como en 2008 Semana nos contó que en una reunión de la OMS sobre estrategia y plan de acción para facilitar el acceso a medicamentos en países en desarrollo, el gobierno colombiano planteó que la OMS debía abandonar estos temas, por considerarlos del resorte de las organizaciones mundiales del comercio y de la Propiedad Intelectual en una posición que sorprendió incluso a los países más conservadores que defendían a las grandes industrias de medicamentos y algo similar sucedió cuando se discutía dominio público en el ámbito de la OMPI.

En esta mirada es apenas lógico que el ministro cuando presenta un proyecto de ley que regula el acceso y circulación de contenido, material, datos e información en la red diga: “A quienes sigan utilizando la piratería, pues que se tengan de atrás, porque de aquí para adelante el tema de prisión y de penas se va aplicar con todo rigor, si logramos que el Congreso tipifique estas nuevas conductas que hoy no están previstas en nuestra legislación”. Hoy discutimos que el TLC nos impone agenda de obligaciones en lo laboral sin dejarnos legislar con nuestra propia realidad, acá las discusiones en propiedad intelectual tienen esa lógica hace tiempo, o ¿es que alguien en el gobierno debería haber mirado otros estudios que advierten sobre las formas de intervenir en la arquitectura de Internet porque es un medio no una cosa y proveer su acceso no encaja con los esquemas de responsabilidad?, o ¿cómo cambia la idea de la piratería si se mira desde la de economías emergentes?, o ha pensado por un momento que el problema de la industria de los contenidos no es solo un problema de regulación o de gestión de derechos sino de una reconversión profunda de todo un sector y un cambio en el modelo en la gestión de los derechos de propiedad intelectual.

Pero, también lo digo por la forma, los sectores que privilegian protección tienen acceso preferente a los procesos de discusión, los demás son receptores de la regulación no actores de ella. Lo he dicho yo pero lo han explicado también sus propios dolientes, el proyecto de ley es producto de compromisos internacionales (como el TLC), de obligaciones derivadas de normas nacionales (CONPES de Propiedad Intelectual o Plan Nacional de Desarrollo por poner dos ejemplos) y de un consenso logrado en el marco de la Comisión Intersectorial de Propiedad Intelectual (CIPI). Hace ya más de un año había escuchado por primera vez al Dr Monroy mencionar el tema de la regulación a las ISP y que al final incluyó otros actores e interesados particulares que durante el tiempo de preparación accedieron al texto y dieron sus aportes. Hasta acá todo es esencialmente en el eje de “protección” y, justo cuando se permitiría la amplia discusión y el debate se decidió pasarlo al Congreso negándonos a los posibles contradictores un tiempo precioso de preparación informada sobre el proyecto.

Los hechos de la semana que ha pasado han impulsado al gobierno a abrir un canal con los ciudadanos, un blog. A mi los blog me encantan pero todos sabemos que el blog en Internet es lo más parecido a un medio tradicional, yo cuento mi historia y la novedad es que tu puedes comentarla. Las posibilidades que ofrece Internet para el diálogo van más allá y se materializan en las redes sociales que Mintic, por ejemplo, viene manejando muy bien con los ciudadanos o que para la reforma de la ley de derecho de autor decidió usar Brasil. Pero, incluso esa estrategia habría tenido sentido antes de pasarlo al congreso. Ahora la discusión interactiva con los ciudadanos está en el congreso y lo que el gobierno puede hacer es recoger nuestras opiniones y llevarlas allí, lo mismo que podemos hacer nosotros.

Es una lástima que MIntic en esto esté un tanto al margen, apenas empiezan a moverse sus redes sociales. El hecho es que el tema de regulación de las ISP en Colombia lo esta liderando la Dirección de Derechos de Autor desde la visión de propiedad intelectual y se discutirá en el congreso con esa óptica, en las comisiones 1ª no en las 6ª. Mi pesimismo se compensa con mi exceso de actividad, yo participaré en lo posible en todos los espacios que se abran porque creo en la democracia, en el diálogo y en cambiar las cosas así, pero ahora también la prioridad será el congreso.

Los hechos de esta semana también han demostrado que ya hay una masa crítica entre los usuarios, estamos los que trabajamos en temas de acceso, en software libre, aquellos parte de la industria que ven en su reconversión una salida más lógica que la de forzar la naturaleza de la tecnología, pero pronto seguramente también entrarán en la discusión quienes trabajan temas de derechos humanos y fundamentales empezarán a ver cómo regular el acceso en un medio como Internet es asunto de todos y comenzaremos a ver que poblaciones en posición de desventaja frente al derecho de autor (discapacitados sensoriales, por ejemplo) también tienen algo que decir al respecto. Ya tenemos la atención de los periodistas, los invito entonces a todos a participar, a leer, a enterarse y a aportar en este proceso que puede significar construir la primera ley relacionada con derecho de autor concertada en Colombia.

Nosotros también queremos abrir el espacio de diálogo y aportar con argumentos, así que explicaremos nuestra posición frente a la LeyLleras desde la idea de que la red es para todos, pronto les cuento y también invitaremos a todos a comentar lo que digamos allí siguiendo entre todos el diálogo por redes sociales y con la idea de redistribuir libremente los contendios.

Published by carobotero on 17 jul 2008

UE: Ampliar plazo de Derecho de Autor / Ompi: fortalecimiento dominio público, software libre y licencias abiertas

Las discusiones en relación con Derecho de Autor en el ámbito internacional no dejan de moverse y lo hacen incluso entre extremos.

Unión Europea: la noticia de ayer fue la propuesta adoptada por la Comisión esta semana en la que se esta institución acoge la extensión del término de protección para intérpretes y fonogramas a 95 años (acá el comunicado de prensa) siguiendo la ruta que ya comente en Inglaterra. Los documentos explican los beneficios de esta decisión y menciona que el equilibrio corre por cuenta de la diferencia que se hace entre las producciones comerciales y las no comerciales, solo las primeras obtienen esta protección, las segundas no tendrían esta protección.

Aparentemente esta propuesta no sólo amplia el plazo de protección sino que además crea un nuevo derecho puesto que amparados en la idea de que muchos géneros musicales se soportan en creaciones colaborativas vincula la composición musical con la letra e indica que la protección se contará a partir de la muerte del último de los autores, a pesar de que hasta ahora estas obras se han considerado independientes una de otra.

Organización Mundial de la Propiedad Intelectual

Durante las sesiones de esta semana se pronunció la OMPI sobre algunos aspectos de las 45 recomendaciones efectuadas dentro de la Agenda para el Desarrollo y menciono especialmente las relacionadas con las recomendaciones 20 y 23 que precisamente fueron objetadas en su momento por el gobierno colombiano.

En relación con la recomendación 20, que propone el fortalecimiento del dominio público, en los blogs de KEI se menciona que se estableció:
1. elaborar un estudio sobre las malas prácticas en relación con la indebida apropiación a través de signos distintivos de elementos en el dominio público y formas para evitar tales prácticas.
2. iniciar actividades para promover la comprensión de problemas derivados del derecho de autor y conexos que se relacionan con la identificación de material en el dominio público (por ejemplo “obras huérfanas” de las que ya hemos hablado y otro ejemplo que mencionan y me llama la atención: el papel de los motores de búsqueda… interesante)
3. Si lo solicitan los países miembros se discutirán temas relacionados con la protección del dominio público, como definir lo que se entiende por “estado del arte” para evitar el cerramiento del dominio público (este problema está identificado en forma concreta en temas de Conocimiento Tradicional).
4. Crear herramientas prácticas para asegurar que el Conocimiento Tradicional y los Recursos Genéticos no sean objeto de concesión de patentes ilegítimas.

Ahora bien, respecto de las recomendación 23, que se relaciona con la promoción de formas de licenciamiento pro-competencia especialmente con el fin de apoyar la creatividad, innovación y la transferencia de la tecnología a los países interesados (especialmente los menos desarrollados). En esta recomendación se soporta la mención expresa para la promoción de nuevas formas de licenciamiento especialmente Software Libre y de Código Abierto y Creative Commons,

El Blog de KEI menciona sobre este tema en concreto lo que se dijo de esta manera: Se propuso continuar con las actividades para concientizar sobre las nuevas aproximaciones al licenciamiento en Derecho de Autor, por ejemplo Creative Commons y Software Libre en las que el objeto de protección por vía del derecho de autor se distribuye libremente o con muy pocas restricciones. En 2007, la OMPI inciió una serie de encuentros regionales sobre las tendencias, temas y perspectivas relacionadas con Propiedad Intelectual y Software que continuarán durante 2008.

Esta situación en general desmonta uno de los principales argumentos del gobierno colombiano, especialmente de la Dirección Nacional de Derecho de Autor, para negarse a incluir o mencionar estas nuevas tendencias en sus documentos oficiales (como el proyecto de documento Conpes ya antes discutido)

Unas son de cal y otras son de arena…

Published by carobotero on 20 may 2008

equinoXio: Propiedad Intelectual sin Interés Público

Se publica hoy un artículo destacado en equinoXio mío que creo que les interesa:

Propiedad Intelectual sin interés público

En estos días está siendo analizado en Ginebra por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la estrategia y el plan de acción que facilite el acceso de medicamentos, especialmente para los países en vías de desarrollo. Esta estrategia fue elaborada por un grupo designado por dicha organización como resultado concreto de un informe de especialistas sobre salud pública, innovación y propiedad intelectual que se presentó en el marco de la OMS en el 2006. En días pasados Semana comentaba como hace poco en una de las reuniones de la OMS Colombia adoptó una posición radical sobre “protección” a la propiedad intelectual en este marco.

Indica Semana que “Colombia tomó una posición contraria a la del grueso de naciones en desarrollo, e incluso fue más conservadora que Estados Unidos, y parte de Europa, que están defendiendo a los grandes pulpos de los medicamentos”. En el artículo se resalta que la posición de Colombia en este marco ha sido la de “plantear que la OMS debe abandonar estos temas, por considerarlos del resorte de las organizaciones mundiales del comercio y de la Propiedad Intelectual”. El artículo explica la propuesta de los países en desarrollo sugiriendo que la motivación de Colombia para adoptar esta posición se vincula con la búsqueda a cualquier precio por que el TLC con EEUU sea aprobado y como en consecuencia se convierte en el defensor de su industria.

Como a casi cualquier persona que lea ese artículo también me quedé con un sabor amargo, sin embargo no me sorprende ya que soy consciente que el artículo expone la posición del Ministerio de Relaciones Exteriores colombiano en representación de nuestro país en el área de propiedad intelectual que se aplica en propiedad industrial y que es esencialmente la misma para temas de derecho de autor, como se evidencia en su actuación frente a la propuesta de Chile en la Agenda para el Desarrollo de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) en este campo.

En 2006 Chile presentó en el marco del Comité Provisional sobre Propuestas relativas a un Programa de la OMPI para el Desarrollo (PCDA) una propuesta que incluía dos planteamientos concretos (a) la valoración del dominio público y (b) la importancia de los sistemas complementarios a y en la propiedad intelectual (licenciamientos alternativos y mención concreta a Creative Commons). En este marco Colombia se opuso tanto a la primera como a la segunda en temas que también en este campo vienen cohesionando a los países en desarrollo y ganando simpatizantes entre los países desarrollados.

Como en el caso de los medicamentos, el sustento del rechazo de la delegación colombiana a estas propuestas tiene su fundamento en que se trata de un tema que es propio de los particulares y no de resorte del Estado. En supuesta coherencia con esta posición Colombia fue el único país que rechazó la propuesta de fortalecer el dominio público indicando que se trata de “un conocimiento que no es susceptible de protección a través de la propiedad intelectual, o que siéndolo, ha perdido dicha protección, razón por la cual es de libre acceso y aprovechamiento por parte del público (y) el trabajo de difundir las creaciones que se encuentran en el dominio público, no es una labor que atañe a la OMPI sino a los particulares, ya es de ellos”. De manera similar Colombia se opuso a que se hiciera referencia a sistemas de licencias abiertas, y más concretamente a las licencias Creative Commons, por que el derecho de autor tiene como fin otorgar protección a los autores de obras literarias y artísticas permitiendo el control de los mismos sobre sus creaciones, de manera individual y según sus propios intereses y propósitos, por lo tanto no debe el Estado inclinarse por modelos de gestión de los derechos de autor de una u otra manera.

Si Colombia no ha considerado el marco necesario y amplio de la salud pública en países en desarrollo, mucho menos parece estar pensando en el sistema jurídico de derecho de autor como un todo donde tan importante es el derecho particular de los autores como la posibilidad de garantizar a la sociedad la disponibilidad del material intelectual, cultural y científico que se soporta en derechos tan importantes como el derecho a la información, a la cultura, a la educación, etc., (por cierto derechos que también son derechos humanos y respecto de los cuales el Estado colombiano también ha adquirido compromisos internacionales). En consecuencia nuestro país no ha analizado las particularidades del dominio público, su importancia en la academia, en la ciencia, en la música tradicional (que en gran parte ni siquiera pasa por el derecho de autor por que no tiene autor conocido o en general no cumple con la categorización de “obra” que le haría merecedora de tal protección), no ha estudiado la utilidad de los nuevos sistemas de licenciamiento abierto en estos sectores como mecanismos de impulso y participación que favorece procesos creativos, facilita transferencia de conocimientos e impulsa innovación. En resumen no ha mirado sino el tema de la industria.

El argumento central de Colombia para adoptar esta línea es que el Estado debe limitar su intervención en las relaciones comerciales de los particulares, lo que debe es promover la libre competencia económica consagrada en la Constitución Nacional, un argumento que escuché a los funcionarios del Estado en las tres oportunidades en las que estuve presente dentro de presentaciones del Documento Conpes sobre Propiedad Intelectual que refleja precisamente esa misma tendencia. El Estado colombiano parece adherir a una posición en la que la propiedad intelectual tiene su fundamento y razón de ser en la industria relegando su marco de influencia en áreas públicas como la educación y la cultura a un segundo plano. De hecho las suspicacias de los periodistas de Semana en relación con los intereses que hay detrás de la posición colombiana ya la tuvieron otros periodistas en el ámbito del derecho de autor que sospechan de los intereses que se están protegiendo

Que estamos frente a una estrategia y posición oficial no hay duda. mientras que en el mundo las Universidades más importantes adoptan esquemas de acceso abierto mientras se define incluso en la arena legislativa de países desarrollados que es deseable que el conocimiento financiado con dineros públicos sea accesible y disfrutable por todos, cuando incluso quienes desde la filantropía privada optan por esquemas abiertos porque ha fracasado el sistema de propiedad intelectual http://weblogs.madrimasd.org/tecnocidanos/archive/2006/07/25/35434.aspx, cuando hasta el sector financiero ha decidido aplicar mecanismos abiertos en los desarrollos que financian, en Colombia Colciencias decide que el conocimiento que se produce con su apoyo financiero no es de los colombianos en general sino del investigador en particular. Por loable que sea la intención de Colciencias con esta decisión reitera la posición oficial del Estado colombiano que favorece el interés particular sobre el público, aunque admito que en este caso tiene una consecuencia positiva: deslegitima críticas desde el sector público a proyectos de software libre financiados con fondos públicos porque no sería válido afirmar que el Estado puede “regalar” sus intereses económicos a favor de unos particulares y no puede hacerlo a favor de la sociedad, como ocurre con el software libre.

Menciona Semana que las críticas fueron rechazadas por la vicecanciller Adriana Mejía, quien les dijo que la posición fue pactada con los ministerios que participan en el tema, dijo la doctora Mejía “Colombia considera que es importante trabajar por el acceso a los medicamentos de los más pobres, pero es claro que se deben respetar los acuerdos mundiales y las instancias para discutir unos asuntos tan técnicos y delicados”, y añadió que es absurdo pensar que el país estaba defendiendo posiciones de otros… me parece a mi que el tema no está cerrado pues precisamente el problema es que es una posición oficial en la que el Estado está comprometiendo todos sus recursos y nuestro futuro en una posición radical que en todo caso tiene algunas fracturas como la que mostró la Corte Suprema de Justicia hace tan solo un mes.