Archive for noviembre, 2008

Published by carobotero on 30 nov 2008

Rumbo a India

He sido invitada a participar en el grupo de investigación Copysouth, este grupo tendrá además un taller en Trivandrum (India) en una semana al que me uniré. Es un taller a puerta cerrada y con una agenda muy impresionante de análisis sobre diversas aproximaciones a la Propiedad Intelectual, tengo especial interés por las intervenciones de Lawrence Liang y Alan Story, aunque estoy segura de que encontraré otros interesantes personajes entre los asistentes que no conozco, especialmente aquellos provenientes de latinoamérica.

El taller irá en paralelo con la 2a Conferencia Internacional en Libertad y Computadores, Desarrollo y Cultura “Free Software, Free Society” que organiza ITSpace, y en el que entiendo formaré parte de un panel el último día en torno a temas de software libre, pero no lo veo en el programa… En fin, de este evento me interesan en particular Michel Bauwens (a quien ya conocí en Ecuador) y Eben Moglen (a quien he seguido desde hace mucho). Pero, por la cantidad de conferencistas seguro que también regreso con otros intereses (aunque creo que no podré asistir sino al último día de las conferencias…)

Estoy a la expectativa de este viaje y espero poder contarles sobre lo que suceda, empiezo mi largo peregrinar mañana con una parada en Nueva York (siempre hay una buena excusa para ir por allí) asi es que recibo sugerencias y comentarios!

Published by carobotero on 22 nov 2008

Explicación de las licencias Creative Commons

Desde hace un tiempo estoy necesitando un texto que pueda dar una explicación más detallada de qué se tratan las licencias Creative Commons, he pensado que podría ser útil hacer un texto en el que esto se explique, pero luego decidí que no tenía que partir de cero y lo que hice fue tomar una parte sobre licencias Creative Commons de la obra “Guía sobre gestión de derechos de autor y acceso abierto en bibliotecas, servicios de documentación y archivos“, escrita por Ignasi Labastida y César Iglesias Rebollo. (el documento original se encuentra licenciado con una licencia ReconocimientoNoComercialCompartirIgual 2.5 de España y en consecuencia esta pieza de la obra se encuentra licenciada en los mismos términos).

Las licencias Creative Commons, con algunos apuntes desde Colombia

Actualmente Creative Commons se ha convertido en un estándar de facto en Internet. Cada vez hay más objetos en la red que llevan consigo una licencia de Creative Commons, de hecho, según los datos presentados en el icommons isummit de 2007 hay más de 40 millones de objetos etiquetados con alguna licencia de Creative Commons en la red.

Pero Creative Commons es mucho más que el sistema de licencias que se inició en el 2002, hay otros proyectos como por ejemplo Science Commons que promueve la difusión abierta del conocimiento científico o el recientemente creado CCLearn que busca impulsar modelos abiertos dentro del sistema educativo.

1. Orígenes de Creative Commons

En 1998 el Congreso de los EEUU aprobó la extensión de la duración de los derechos de autor. En respuesta a esta reforma, el editor Eric Eldred quiso iniciar una batalla legal defendiendo los derechos constitucionales. El caso llegó hasta el Tribunal Supremo y fue defendido por un abogado, profesor de derecho de la Universidad de Stanford, llamado Lawrence Lessig. Finalmente Eldred perdió el caso pero decidió junto con Lessig aprovechar los esfuerzos invertidos en él para crear un proyecto al que llamaron Creative Commons. El proyecto buscaba utilizar la ley en una forma más flexible, con el fin de devolver el equilibrio entre autor y usuario dado que ya no se podía cambiar la ley.

2. Las licencias de Creative Commons

El 16 de diciembre de 2002 se inicia el primer y más conocido proyecto de Creative Commons: las licencias. Se trata de un conjunto de textos legales que sirven para que un autor pueda autorizar algunos derechos sobre su creación en unas condiciones determinadas reservándose el resto de los derechos, de ahí se deriva el lema: “Algunos derechos reservados” (Some rights reserved), en contraposición al clásico y tradicional “Todos los derechos reservados” (All rights reserved).

De hecho cuando se habla de Creative Commons se confunde la organización con este único proyecto, el de las licencias, e incluso a veces se habla de una licencia Creative Commons sin especificar a cual de ellas se hace referencia. Es por eso que es necesario darle el verdadero alcance a las licencias e indicar que este documento se ocupa efectivamente de este proyecto de las licencias y pretende explicar las diferencias que tienen entre sí.

El proyecto de las licencias consiste en seis textos estándar que se han desarrollado en el marco de Creative Commons. Se trata de seis licencias que son las más conocidas y las más utilizadas, aunque en el web de la organización también aparecen otras que comentaremos brevemente.

Para la adopción de estas licencias estándar, que son a las que se accede directamente desde la web de Creative Commons, el creador sólo tiene que responder a dos preguntas: (a) si quiere permitir un uso comercial de la obra y (b) si permite la generación de obras derivadas. Además puede escoger la jurisdicción más adecuada, como veremos más adelante, y, si lo desea, completar un formulario de datos sobre la obra.

Es importante aclarar que la negativa a un uso comercial no excluye que el autor comercialice su obra de la manera que crea más conveniente, aquí lo que está autorizando, o no, es el derecho a que otra persona haga este uso libremente (sin exigir la autorización expresa para este uso). Si el autor permite la generación de obras derivadas puede imponer que dichas obras estén sujetas a una licencia del mismo tipo. De la combinación de respuestas a estas dos preguntas se obtienen las seis licencias estándar actuales.

También es necesario resaltar que todas estas licencias permiten la copia o reproducción, la distribución y la comunicación pública de una obra en el marco de los usos no comerciales, y todas estas licencias exigen que se reconozca al autor y se mantenga el aviso de la licencia que la acompaña. Son unas licencias no exclusivas y de ámbito mundial que no afectan los derechos morales (aquellos derechos de los autores que no se pueden ceder en determinadas jurisdicciones, en general todas aquellas que están inscritas en el sistema jurídico de derecho civil y que quedaron explicados en 1.1.4.1. del primer documento sobre Régimen de Derecho de Autor). La posibilidad de utilizar la obra con fines comerciales o de poder crear obras derivadas y difundir estas obras de una manera determinada dependerá del tipo de licencia escogida.

Adicionalmente hay que tener en cuenta que el uso de las licencias es completamente gratuito y que no hay que registrar la obra en ningún repositorio específico de Creative Commons. Las licencias tienen tres formas para aproximarse a ellas: el resumen (commons deed), el texto legal (legalcode) y el código o metadatos (digital-code). En el resumen se puede encontrar una explicación breve y concisa de lo que se puede hacer y como se debe hacer respecto de la obra sujeta a la licencia. El texto legal es la licencia propiamente dicha y finalmente el código sirve para incrustarlo en cualquier página web donde se ofrezca la obra, siempre que esté en línea. Esta última lectura de las licencias está pensada para materiales digitales pero el uso de las licencias no excluye otro tipo de soportes como por ejemplo formatos más tradicionales como el papel. Gracias a esta tercera lectura, se han creado herramientas específicas para indicar que los contenidos de un web están bajo una de estas licencias, como el plugin MozCC (atención, no sirve en Firefox 3), o se han creado secciones específicas en algunos buscadores como Yahoo o Google.

Respecto a la utilización de estas licencias para software, en ningún apartado de las licencias se especifica ninguna condición sobre el código fuente de la obra. Por esta razón desde la misma página de Creative Commons se aconseja utilizar otros tipos de licencia creados específicamente para este tipo de obras, como por ejemplo las de la Free Software Foundation (FSF) o las de Open Source Initiative (OSI). De hecho desde la sección de las licencias se puede acceder a unos resúmenes de las licencias de la FSF, con el mismo aspecto que los resúmenes de Creative Commons. No obstante, el enlace al texto legal es a la licencia oficial de la FSF.

3. Tipos de licencias

Tal como hemos explicado, existen seis licencias estándar que permiten la reproducción, distribución y comunicación de las obras siempre que se cumplan las condiciones establecidas por el titular de los derechos. Actualmente, todas las licencias requieren el reconocimiento del autor original de la obra y de aquellas partes que el autor o licenciante designe. Las restricciones que se aplican en la copia, modificación, distribución y comunicación pública vienen determinadas por el tipo de licencia escogida (en el caso colombiano puede consultarlas acá):

• Reconocimiento (by): Se permite el uso comercial de la obra y de las posibles obras derivadas, la generación y distribución de la cuales está permitida sin ninguna restricción.
• Reconocimiento-NoComercial (by-nc): Se permite la generación de obras derivadas siempre que no se haga un uso comercial. Tampoco puede utilizarse la obra original con fines comerciales.
• Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual (by-nc-sa): No se permite un uso comercial de la obra original ni de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales debe hacerse mediante una licencia igual que la sujeta a la obra original.
• Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada (by-nc-nd): No se permite un uso comercial de la obra original ni la generación de obras derivadas.
• Reconocimiento-CompartirIgual (by-sa): Se permite el uso comercial de la obra y de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales debe hacerse mediante una licencia igual que la sujeta a la obra original.
• Reconocimiento-SinObraDerivada (by-nd): Se permite el uso comercial de la obra pero no la generación de obras derivadas.

Como se indica en los resúmenes de las licencias, alguna de estas restricciones puede ser revocada si se obtiene la autorización expresa del titular de los derechos. Es decir que si alguien quiere hacer un uso comercial de una obra, llegando a un acuerdo con el licenciador se podrá obtener este derecho de explotación específico.

Además de estas licencias estándar, desde la página web de Creative Commons se puede acceder a otros tipos de licencias:

Public Domain. Esta licencia es una cesión al Dominio Público, basada en la jurisdicción de EEUU como se indica al principio. Con esta licencia es posible renunciar a los derechos sobre una obra y que esta pase al Dominio Público antes de que se acabe la protección.
Sampling: De hecho se trata de tres licencias diferentes pensadas para todos aquellos materiales susceptibles de ser mezclados o sampleados, música, vídeo, imagen, etc.
Founder’s Copyright. Una licencia basada en la primera licencia sobre copyright de los EEUU, de 1790, en la cual la extensión de los derechos sobre una obra era de
14 años prorrogable a otros 14.
• Share Music: Esta licencia es la equivalente a Reconocimiento, NoComercial, Sin Obras Derivadas

El proyecto de las licencias no es un proyecto acabado, de hecho durante el primer semestre de 2007 se lanzó la versión 3.0 de las licencias y se siguen analizando nuevas modificaciones para introducir aquellas necesidades que reclaman los creadores (como los nuevos proyectos CC0 o CC+). El objetivo final del proyecto es facilitar a los autores una herramienta para poder decidir en que condiciones quieren difundir sus creaciones.

4. Aplicaciones prácticas de las licencias CC

Las licencias se pueden aplicar a todo tipo de contenidos e incluso a contenidos no digitales cuyo autor no quiera reservarse todos los derechos. En este caso debe indicarse claramente el tipo de licencia utilizado e indicar donde se puede obtener el texto completo. Hay autores que reproducen dicho texto o incluyen una copia del resumen donde se especifican las condiciones que se aplican en la reproducción, distribución, comunicación y transformación.

Se pueden poner muchos ejemplos de aplicaciones, pero el principal usuario de las licencias actualmente es el autor de un blog o de una web, o el usuario de http://www.flickr.com/creativecommons/ (un depósito de fotografías de acceso libre con un apartado específico para material con este tipo de licencias) o de http://www.jamendo.com/en/creativecommons/ (un sitio en donde se puede descargar música legalmente por que toda está licenciada con Creative Commons y por lo tanto su titular esta dispuesto a compartir).

Pero también encontramos otros ejemplos en el ámbito científico y académico colombiano. El caso del Sistema de Información sobre la Biodiversidad en Colombia que en sus propias palabras: “es una iniciativa de carácter nacional, encaminada a satisfacer las necesidades de información del país en cuanto a la conservación y el uso sostenible de sus recursos biológicos”. En esta labor uno de los elementos que aborda es el de contenidos, el SIB “promueve la generación y disponibilidad de datos e información interoperables, coherentes y pertinentes a los diferentes fines definidos para el Sistema” y para estos efectos utiliza la licencia ReconocimientoNoComercialCompartirIgual. El SIB aparentemente es hasta ahora la primera iniciativa en su tipo en el mundo y representa una decisión muy interesante de la que aun están por verse los resultados.

En las Universidades hay una creciente preocupación por la difusión de sus materiales y aunque hay iniciativas de diferente tipo quizá la más interesante sea la del repositorio institucional de la Universidad Pontificia Bolivariana en Medellín que utiliza la licencia ReconocimientoNoComercialCompartirIgual versión 2.5 de Colombia para sus objetos informativos y de aprendizaje.

En el ámbito editorial el proyecto digital eltiempo.com adoptó las licencias para su espacio de periodismo ciudadano permitiendo a los bloggers, videobloggers, fotobloggers licenciar con cualquiera de las seis licencias los contenidos que se publican en esta sección. Otro caso es el de la revista Essentia Libre que surge en el mundo del Software Libre colombiano y que también usa una licencia de Creative Commons ReconocimientoCompartirIgual2.5 de Colombia. Finalmente, el libro “Palabras desde el Silencio” que fue publicado en Cali producto de un concurso de cuentos realizado en el marco del Plan Nacional de Lectura y Bibliotecas para impulsar y visibilizar el uso del castellano en niños y jóvenes colombianos sordos que tienen como lengua materna el lenguaje de señas es otro ejemplo sustancial pues se trata de un libro financiado con dineros públicos que fue licenciado con la licencia Creative Commons AtribuciónNoComercialCompartirIgual.

En el espacio cultural ya son varios los músicos que han decidido dar espacio a las licencias, los casos de Paito, Colombita o Calambuco son solo ejemplos de una aproximación de este tipo. Un proyecto que es de mis favoritos y que ha hecho también el giro a cultura libre es el de Altair, el laboratorio de comunicación social de la Universidad de Antioquia.

Lo importante y necesario para poder utilizarla es ser el titular de los derechos para poder decidir como autorizarlos. Si se es el autor pero los derechos han sido cedidos con exclusividad no se podrá utilizar una licencia porque el titular ya no será el propio autor.

2.5. La internacionalización de Creative Commons

Cuando se inició el proyecto de las licencias, Creative Commons basó sus textos en la legislación que les era más próxima, la de los EEUU. Sin embargo, en poco tiempo se interesaron por el proyecto diversas instituciones de todo el mundo, que querían esas licencias para sus propias iniciativas. De esta forma nació el proyecto de internacionalización con el objetivo de adaptar los textos legales a las legislaciones de otros países. En esencia hay que mantener la misma filosofía de la licencia original pero modificando, añadiendo o suprimiendo aquellas partes que sean necesarias para que los textos sean válidos en esa jurisdicción.

El proceso de adaptación es abierto y se coordina por los líderes locales y la institución afiliada a Creative Commons en aquella jurisdicción. A partir de un primer borrador de una de las licencias se abre una discusión pública con el objetivo de consensuar un texto definitivo. Al final del proceso se tienen todos los textos posibles adaptados y traducidos a los idiomas de la jurisdicción. Las primeras instituciones que participaron en el proyecto fueron de Japón, Brasil y Finlandia.

El proyecto de Creative Commons en Colombia surgió en el 2004 cuando tres profesionales (incluida yo) desde diferentes áreas se interesan por trasladar el proyecto a este país y con el apoyo de la Universidad del Rosario se inicia el proceso de internacionalización, que finalmente llevó al lanzamiento de los seis textos de las licencias colombianas en agosto de 2006 y se une un cuarto integrante al grupo, pero su verdadera fortaleza está en la gente que esta adoptando y usando las licencias.

Published by carobotero on 21 nov 2008

Dominio Público, un seminario en Chile

Estoy en Santiago en el Seminario Internacional de Dominio Público, bienes culturales para todos. Ayer y anteayer estábamos en reuniones de Creative Commons y hoy estaremos en el Seminario Internacional en el que participaré con una ponencia sobre archivos e investigadores de músicas tradicionales e indígenas.

La inauguración la hacen Andrés Pumarino del Duoc/UC, entidad que es anfitriona y Claudio Ruiz de Derechos Digitales.
Se da inicio a la primera mesa Mejorando el acceso a la cultura a través del dominio público

La primera conferencia está a cargo de Christian Schmitz “Conceptualizando el dominio público”. Hace una pregunta al auditorio para comprobar como muy pocos han oido hablar del dominio público, mientras que la mayoria han oido de propiedad intelectual. En el principio de su exposición habla del negocio en que se sustenta el conocimiento y pasa a explicar como el considera que un 75% del conocimiento tiene origen publico y 25% privado, aunque reconoce que las fronteras no son claras pues lo publico se vuelve privado y lo privado público.

Superada la etapa introductoria empieza a caracterizar lo que es propiedad intelectual exponiendo las dos vertientes (derecho de autor- propiedad industrial). Explica como surge la propiedad intelectual y como termina, explicando conceptos y dando ejemplos.

Entramos en dominio público y va definiendo y caracterizando lo que se entiende por dominio público. Hace una clasificación del dominio público que es la siguiente:
1. Sobre creaciones intangibles, hay dos: las que estan excluidas (excepciones y limitaciones) y las que fueron privadas y ya no lo son y de otro lado las del derecho de autor y las de propiedad industrial
2. Se ocupa del dominio público distinguiendo las de patentes de las de derecho de autor. Me interesa en especial estas últimas y como el no menciona folclore y música tradicional específicamente … es posible que en Chile no sea o que los clasifique en el Patrimonio Cultural Inmaterial…

Se detiene ahora en el “conflicto de intereses” que surge en el derecho de autor entre los titulares de Propiedad Intelectual y la sociedad, identifica lo que cada uno tiene en el régimen y lo que busca de modo que se identifiquen sus intereses. Al hacer su análisis indica que los intereses que se persiguen han mostrado como la ley entiende que debe protegerse la Propiedad Intelectual y en consecuencia lo que hay es leyes que protegen propiedad intelectual de modo que la ley lo que recoge son excepciones entre las que esta el dominio público. En esencia por ello es que se necesita el equilibrio en la ley para visibilizar el dominio público y con ello los intereses de la sociedad.

Segunda conferencia es “Dominio Público y acceso a la información pública” con Guido Williams, funcionario de la biblioteca del Congreso Chileno. En Chile a la biblioteca se le aplican las mismas normas de cualquier biblioteca. Toca tangencialmente la definición de dominio público e indica el tema de lo que es la información del Estado, indica que hay normas de transparencia activa y pasiva en Chile que obligan al Estado a dar acceso a las obras y en ese punto las equipara con dominio público (un alcance muy amplio pues cae en la confusión de hasta donde llega el acceso y el dominio público da mas que acces…). Menciona que se está discutiendo en Chile el presupuesto del Estado, indicando que unos 3000 o 4000 millones que se destinarán a financiar informes y documentos por contratistas, indica que esta cifra incluyendo las que se producen por los funcionarios… para el estas deberían entrar al dominio público.

Voy a salir un rato… esto se quedara acá por ahora.

Me di cuenta que en la página de acceso a la cultura de Derechos Digitales están haciendo el recuento del evento… ellos lo hacen mejor asi que yo desisto.

Les dejo mi presentación en slideshare

Published by carobotero on 17 nov 2008

¡Si hay cine colombiano! (2)

En equinoXio sigo reconstruyendo la conferencia del tema del audiovisual colombiano.

¡Sí hay cine colombiano! fue el lema de la Semana del Cine Colombiano que tuvo lugar en Bogotá hace un par de semanas, fui invitada a participar con una conferencia dentro del Evento académico estéticas y narrativas en el audiovisual colombiano. Me pidieron que hablara de Derechos de Acceso al Conocimiento y Uso del Audiovisual. Confieso que ha sido uno de los encargos que he recibido con más susto pues si bien derecho de acceso y uso de obras en general es mi tema, el audiovisual es para mi un contexto por el que siento especial reverencia, se trata de un lenguaje que todos creemos digerir pero que se mueve en dinámicas y entornos propios que no conozco, de una riqueza cultural que me encanta pero que para un alma amarrada a lo escrito implica retos, lo admito. A pesar de mis temores acepte y decidí que quería intentar hacer algo que no fuera académico sino más aterrizado a lo que está sucediendo, a lo que se siente en el ambiente, de hecho eso fue lo que me dijeron que se esperaba de mí, algo sobre las posibilidades de la tecnología para el hombre/mujer del común, así que, ¡estaba en mi salsa a pesar de todo!.

Como creo que la presentación salió bien y sigo convencida de que el texto que entregué al Ministerio para que usaran en las memorias no le hace justicia pues en esto influye mucho la gente que esta allí, los comentarios que contextualizan, las preguntas, el ambiente, etc., y como creo que es algo interesante decidí partirlo en pedazos y editarlo para dejarlo acá. El primer texto lo publiqué el 8 de noviembre y hoy les dejo la segunda parte.

¡Sí hay cine colombiano! (2)

Que la tecnología está permitiendo que por la geografía de nuestro país se de una rica construcción audiovisual en donde nuestra realidad, cultura y costumbres van quedando grabadas para el futuro por sus propios protagonistas o por quienes simplemente quieren contarla, interpretarla, dejarla viajar por sí misma, es ya una realidad como vimos la semana pasada. Pero una vez tenemos la producción, ¿qué sucede?, la aspiración es normalmente verla debutar en un festival, aunque realmente la meta parece ser asegurarse de que circula. Con esa idea en mente ¿están aprovechando estas producciones audiovisuales el nuevo canal que surge con la tecnología?, ¿usan el potencial de Internet?, Creo que no, en este punto los ejemplos y las experiencias que puedo contar son básicamente extranjeros, no parece que entre nosotros hallamos generado opciones a pesar del potencial que Internet ofrece para distribuir contenidos originales. Con la idea de aportar mi grano de arena para explorar estas posibilidades me gustaría mostrar algunas opciones

En el sector público tenemos el caso de las televisiones públicas alemanas y noruegas. En una movida muy interesante algunas producciones originales de estas televisiones están siendo distribuidas ya no solo a través de canales P2P (tradicionalmente asociados con distribución de contenido “pirata”) sino que además se etiquetan con licencias libres que permiten expresamente la circulación amplia de las producciones, en lugar de decirle a los internautas NO PUEDES DESCARGAR, se les dice DESCARGA Y COMPARTE CON OTROS. Esta decisión se soporta en la convicción de que su actividad está asociada con la idea de una amplia difusión, no depende de la retribución económica de publicidad que pueda imponer restricciones a la forma de circulación y en cambio busca alcanzar a quienes tienen identidad idiomática o cultural a través del mundo a cualquier lugar del mundo a cualquier hora y sin costo. Dado que su idea es en esencia alcanzar el público interesado prefieren salir a buscarlo, su propósito es facilitar el acceso sin preocuparse por controlar el material. Cuando hablan de las dificultades que esta decisión afrontó no sorprende leer en boca de los alemanes que la asociación de la distribución a través de P2P con contenido pirata era una de ellas y, sin embargo es interesante leer también como ellos constatan que en la práctica esto se desvanece.

Utilizar el Internet para dar a conocer la producción audiovisual y hacerlo gestionando los derechos de autor en formas no convencionales no se reduce al sector eminentemente público. Me gustaría ahora mostrarles lo que sucedió con la película “Cafune”, que tiene un elemento adicional de interés, ocurre en nuestra región, en Brasil. Lo que sucedió con Cafune lo expone Bruno Vianna, su director, en forma detallada en una entrevista, con un detalle y de una forma tan concisa que sería para mi difícil igualarlo, así que lo reproduzco:

“Respecto a Cafuné, ganamos un premio para películas de bajo presupuesto del Ministerio de Cultura, que tenía la “brillante” limitación de no permitir que los premiados captasen más dinero que el del premio recibido -en nuestro caso, de 600.000 reales. Así, imbuidos del espíritu low-budget, salimos a hacer ese filme relativamente complejo, con locaciones en toda la ciudad y un elenco grande, y conseguimos colocarlo en fílmico por 400 mil reales, filmando en tres semanas con una cámara DV a 24 cuadros y editando en una isla montada en mi casa. Más de 150 mil fueron gastos del transfer a 35 mm (obligatorio por contrato) y finalización, y aún nos quedó algo para difusión. Mas a la hora de la distribución, las cosas no serían tan simples. Teníamos una película con un lenguaje diferenciado, ningún elenco global y poquísimo apoyo comercial. De primera, por ejemplo, el distribuidor apuntó un problema intrínseco al filme, que era el final. “Muy abierto”, “no cierra nada”, “difícil para el público”. Pero ya sabíamos que haríamos una distribución digital del filme, al principio por una cuestión de costos: el precio total de la distribución digital equivale a una copia de 35mm. Con copias en 35 mm, precisaríamos hacer una para cada sala; con la distribución digital, el filme no necesita copias y puede ser exhibido en casi todo circuito de arte nacional por el mismo precio. Rain Networks (www.rain.com.br) es la empresa que equipó los principales cines de ese circuito con proyectores digitales y creó una red de distribución virtual de filmes. Y si estábamos haciendo una versión digital del filme, ¿por qué no asumir ese final múltiple y hacer filmes múltiples? Al final, es solo cuestión de reeditar lo que ya tenía en casa y mandarlo a Rain. Dicho y hecho: el público, dependiendo de a cual sala asistiera, puede ver tanto el final original en 35 mm, más “abierto”, como la versión digital, que “opta” por una de las posibilidades de final, dejando satisfechos tanto al distribuidor como a este director que escribe. Pero, ¿cómo colocar la película en la calle? La película brasileña de este perfil entra en una o dos salas y está como máximo algunas semanas en cartelera. Un final muy frustrante después de invertir tanto tiempo y dinero en un proyecto… Teníamos que descubrir nuevos medios de distribución, para un público que tenga interés en este tipo de producto audiovisual. Nuestra suerte fue que, mirando en los canales alternativos de distribución, percibimos que muchas cosas interesantes están surgiendo. Los cineclubes están extremamente organizados, montando redes propias de distribución -interesados no en filmes comerciales, sino en filmes brasileños, de contestación e investigación del lenguaje. Diversas ONGs por todo país están invirtiendo en cursos libres de audiovisual y formación del ver, creando una nueva generación de espectadores. Y por fin, los internautas usan cada vez más la computadora para intercambiar largos enteros, grabándolos en DVD o viéndolos en el monitor. Así que nuestra estrategia partió de la voluntad de hablar a esas personas, pasando los trailers en escuelas y cursos próximos a las salas donde el filme se iba a estrenar, y exhibiendo el propio filme en lugares lejos de las salas y para públicos de bajos ingresos.”

Hay producciones entonces que están usando Internet como mecanismo de distribución de producciones audiovisuales por su potencial para difundir la creación y por que al final el costo de hacerlo es cero, lo que se sube a Internet es el archivo digital que de todos modos ya se tiene. Quienes lo hacen conscientemente se han atrevido incluso a modificar los mecanismos tradicionales de difusión y adoptan alternativas al control legal que se puede tener sobre la obra, ellos innovan y lo hacen a través de sitios Internet en los que además se busca satisfacer la demanda de contenidos que se ha tomado Internet, se piensa entonces también en otras formas de que la creación sea usada.

Hemos visto el auge de Youtube, que se convirtió en “el” canal al que todos acudimos en busca de material audiovisual y con el que llega a competir desde no hace mucho Google videp, de hecho las producciones de Hollywood lo hacen, cuelgan allí y por todos los sitios de Internet los “cortos” de las películas en busca de la mayor difusión posible. Sin embargo, si hay algo que favorece Internet es el encuentro de comunidades de práctica, de comunidades de interés que sin importar barreras como tiempo y distancia pueden tener como punto de enlace la Red. Una comunidad como la de documentalistas colombianos puede exploarar sitios diferentes de Youtube, puede apostar por sitios como BlipTV, Revver o Hulu. De los mencionados, miremos el caso de Revver en el que se combina no solo la idea de ofrecer contenidos audiovisuales originales sino que también ofrece un modelo de negocio en el que se generan recursos para el sitio y el video a través de publicidad.

En Revver los videos van acompañados de publicidad (se puede ver gratis el video que va acompañado de un pequeño clip de un anunciante), el número de “hits” del video (número de veces en que se ve el video) significan un pago por concepto de publicidad que se distribuye 50% para el sitio, 50% para el video. Como el esquema esta soportado en la idea de que a mayor número de hits, mayor pago, se favorece la difusión desestimulando su control. Los videos se cuelgan en este sitio con licencias libres que hacen que cualquiera pueda reproducirlo en su blog, página web, enlazarlo, etc., invirtiendo sustancialmente entre otras cosas la aproximación tradicional de que controlando la distribución del bien se obtiene la remuneración. No todos los videos son un éxito, pero algunos han logrado cifras interesantes. Desafortunadamente hasta la fecha yo no he conocido iniciativas que se refieran a audiovisuales latinoamericanos, ojalá me mostraran que estoy en un error.

El punto que me gustaría resaltar es que estamos en épocas de cambio y si bien es comprensible que las nuevas formas de afrontar la difusión del audiovisual generen desconfianza también es necesario aproximarse con mente abierta, repensar los preconceptos y prioridades, analizar las opciones y tomar decisiones. Me gustaría en este sentido plantearle al colombiano corriente que ha hecho una producción audiovisual: ¿qué pierdes intentando nuevas formas de distribución?, si es tu material tiene porvenir y en todo caso (así sea a las malas) va a circular… ¿porqué no lo circulas tu mismo?, al fin y al cabo la decisión es tuya y siempre se puede ensayar para luego al menos poder hablar con conocimiento de causa. El tema de ¿cómo se obtendrá la retribución en la era digital está todavía en discusión, pero, muchas veces circularlo ampliamente es lo que en todo caso se está haciendo..

Por hoy el corte de este textos es este. El siguiente punto de mi conferencia abordó el tema del acceso al audiovisual como presupuesto para procesos de aprendizaje en entornos formales e informales sumergiéndonos finalmente en el eje de mis propios intereses académicos el impacto del derecho de autor en relación con derechos como la educación y la cultura … los invito a analizar conmigo este tema la próxima semana cuando edite y organice esa última parte de la conferencia…

Continuará

Published by carobotero on 16 nov 2008

Encuentro Internacional de Cultura Libre en Chile

Esta semana estaremos desde el capítulo colombiano en Chile para el evento, les dejo la información del blog de Creative Commons Chile (transcripción) y si quieren más en el sitio de DerechosDigitales.

* De manera inédita en Latinoamérica, diversos líderes de Creative Commons (CC) de toda América se darán cita en Latam Commons ‘08 en Santiago de Chile los días 19, 20 y 21 de noviembre.

* En la ocasión, la división de educación abierta de CC, ccLearn, tendrá su primera reunión pública desde su creación.

* El encuentro concluye el 21 de noviembre con el “Seminario Internacional de Dominio Público, Bienes Culturales para Todos”, gratuito y abierto para todo público.

Chile se consagra como el primer país de Latinoamérica donde se hace un encuentro internacional de líderes de Creative Commons, una de las iniciativas madres de la cultura libre, que consiste en un set de licencias de derechos de autor que plantea la idea de “algunos derechos reservados”, como alternativa a la expresión “todos los derechos reservados”. Se trata de Latam Commons ’08, organizado por la ONG Derechos Digitales y Duoc UC sede Alonso Ovalle, que se llevará a cabo en la capital entre el 19 y 21 de noviembre, y que pretende ser una instancia de conocimiento mutuo, y afianzamiento de lazos de los diversos proyectos de cultura libre que se están haciendo en la región.

La iniciativa de tres días, contará con dos jornadas en las que se abordarán aspectos relacionados, por un lado, al estado de desarrollo de las licencias de Creative Commons Internacional, y por otro, a la iniciativa educacional de Creative Commons llamada ccLearn. “En la ocasión va a estar el director ejecutivo de ccLearn, Ahrash Bissell, que presentará por primera vez, de manera pública, este proyecto educacional que tiene como objetivo eliminar las barreras tanto legales, técnicas como sociales que dificultan compartir y reutilizar materiales educativos”, cuenta Claudio Ruiz, presidente de la ONG Derechos Digitales.

Si bien las dos primeras jornadas no son abiertas a todo público, Ruiz asegura que “los trabajos y las conclusiones de esos dos días van a ser publicadas por la página web de Creative Commons Chile (www.creativecommons.cl) de manera de asegurar el acceso a la información de todo el interesado en este inédito encuentro en Latinoamérica”.

Además, el 21 de noviembre el Latam Commons ’08 llegará a su fin con un evento gratuito y completamente abierto para el público general llamado “Seminario Internacional de Dominio Público, Bienes Culturales para Todos”, a realizarse a partir de las 9:00 AM en el Aula Magna de DUOC-UC Sede Padre Alonso de Ovalle. Para asistir, los interesados solo se deben registrar en la web www.accesoalacultura.cl, donde además encontrarán el programa y una completa cobertura de la ocasión.

Este Seminario busca promover una reflexión crítica en el público general respecto de la regulación de los derechos de propiedad intelectual, particularmente en relación a las obras que forman parte del Dominio Público (creaciones que ya no tienen derechos patrimoniales de autor), y su impacto en el acceso a la cultura y el conocimiento. Para ello se contarán con testimonios internacionales y nacionales de especialistas, por lo que se espera identificar las mejores prácticas del empleo del dominio público.

“El Seminario – afirma Ruiz- es una oportunidad no solo para el público interesado en temáticas de educación, cultura libre y conservación patrimonial, entre otras, sino también para quienes tienen inquietudes sobre cómo, en tiempos de reforma a la Ley de Propiedad Intelectual, se hace equilibrar nuestra legislación en esta materia, para lograr una mejor vinculación del derecho de autor con el acceso la cultura y la formación del patrimonio cultural común, que es de todos y alimenta nuestro acervo y creación cultural”.

Recordemos que, en el marco de la discusión parlamentaria a las modificaciones de la Ley de Propiedad Intelectual chilena, están en juego varios avances en su modernización que son vitales para fortalecer al dominio público, piedra angular del patrimonio cultural chileno, toda vez que es de libre difusión y acceso.

Con todo, en las tres jornadas del Latam Commons ’08, Chile recibirá líderes de Creative Commons de Estados Unidos, Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala y Perú, además de otros invitados internacionales y nacionales. Por cierto, Chile cuenta con la adaptación de Creative Commons a la legislación nacional desde el 2005.

Published by carobotero on 09 nov 2008

Comentarios de aquí y de allá

Evidentemente he estado fuera de la red por varias semanas y la cosa no parece mejorar en el inmediato futuro, por lo que este espacio se ha resentido y no he podido escribir entradas sobre lo que veo acá y allá que suena interesante. Para subsanar un poco esto he decidido escoger algunos temas sobre los que me hubiera gustado escribir en el blog y no he podido para dejarles al menos los enlaces y que ustedes les den una mirada, quizá alguien más se anime!

1. Hollywood cobra por poner películas en los preescolares de Irlanda: En muchas de mis conferencias explico como no es posible en Colombia, bajo la norma actual, legalmente proyectar una película a los alumnos en clase para exponer algún tema del currículo, para cultivar este otro lenguaje, ni para no hacer clase, por no poder no se puede ni siquiera en la carrera de Cine y TV. La razón es que esta situación no está prevista como una “excepción y limitación” expresa al derecho de autor y en consecuencia no es posible hacerlo sin el pago correspondiente por estar haciendo una comunicación pública de una obra protegida o sin el permiso del titular de los derechos. Más de una vez he viso/oido la cara de escepticismo o al menos de “bueno, esto es tan loco que simplemente a nadie se le ocurrirá demandar a un profesor por hacerlo, no importa lo que diga la ley”… la realidad supera la fantasia y lo reporta El Sunday Times con el título que traducido sería “Hollywood cae sobre los preescolares”.

2. Folclore y Conocimiento Tradicional en la OMPI: No avanzan las negociaciones en el tema de conocimientos tradicionales y folclore en la OMPI, leer a través de IPWatch.

3. Dos temas que involucran a Google que toca poner en la lista de lecturas pendientes: En EEUU Google llegó a un acuerdo con autores y editores para poder desatascar su proyecto de digitalización y puesta a disposición por Internet de libros, el tema hay que buscarlo por Google por que hay opiniones para todos los gustos, pero si se trata de dar una lectura rápida lean en el blog de Lessig y en el de MediaFuturist. En España hubo una sentencia en la que se decide un caso de Google España y se utilizan razonamientos de “fair use”, propios del sistema Copyright norteamericano. Como vemos el derecho de autor se globaliza y no solo los jueces colombianos empiezan a interpretar en códigos globales. Lo explica Andy Ramos.

4. Cory Doctorow explica su activismo. Precisamente, pensando un poco desde ese nuevo caracter del derecho de autor Cory Doctorow se fajó una columna interesante sobre su activismo en contra de Copyright. Creo que toca leerla si les interesa este tema.

5. De acuerdo con una decisión de Tribunal Estadounidense de Patentes, no se pueden patentar los modelos de negocio. Suena como un viraje importante y replantea lo que en su momento sucedió con Amazon. Ver más en AlfaRedi

6. Hace unos días salió la versión 1.3 de la licencia GFDL de la FSF, es la licencia para documentos de la Fundación de Software Libre. Esta versión incluye el permiso para que algunos wikis sean relicenciados con la licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual v3.0, siempre y cuando la decisión se tome antes de agosto de 2009. La importancia de esta decisión es que intenta sanear los problemas de incompatibilidad de Wikipedia con material licenciado Creative Commons en dos licencias que se parece mucho, creo que es una decisión trascendental para ambos lados. Leer más en el blog de Lessig

Uno más… vía otexto.net, hay que votar por Convergentes como mejor blog… miren los nominados y voten!

Published by carobotero on 08 nov 2008

equinoXio: ¡Sí hay cine colombiano!

Hoy después de un prolongado silencio he actualizado Libreta de Notas en equinoXio, los dejo con el artículo que como saben allí si tiene foticos:

¡Sí hay cine colombiano! (1)

¡Sí hay cine colombiano! fue el lema de la Semana del Cine Colombiano que tuvo lugar en Bogotá hace un par de semanas, fuí invitada a participar con una conferencia dentro del Evento académico estéticas y narrativas en el audiovisual colombiano. Me pidieron que hablara de Derechos de Acceso al Conocimiento y Uso del Audiovisual. Confieso que ha sido uno de los encargos que he recibido con más susto pues si bien derecho de acceso y uso de obras en general es mi tema, el audiovisual es para mi un contexto por el que siento especial reverencia, se trata de un lenguaje que todos creemos digerir pero que se mueve en dinámicas y entornos propios que no conozco, de una riqueza cultural que me encanta pero que para un alma amarrada a lo escrito implica retos, lo admito. A pesar de mis temores acepte y decidí que quería intentar hacer algo que no fuera académico sino más aterrizado a lo que está sucediendo, a lo que se siente en el ambiente, de hecho eso fue lo que me dijeron que se esperaba de mí, algo sobre las posibilidades de la tecnología para el hombre/mujer del común, así que, ¡estaba en mi salsa a pesar de todo!.

La presentación salió bien, de hecho creo que el texto que entregué al Ministerio para que usaran en las memorias no le hace justicia pues en esto influye mucho la gente que esta allí, los comentarios que contextualizan, las preguntas, el ambiente, etc., pero como creo que es algo interesante decidí partirlo en pedazos y editarlo para dejarlo acá. El primer texto de este origen es este, espero que lo disfruten.

¡Sí hay cine colombiano! (1)

Las posibilidades tecnológicas han permitido que surjan proyectos impensables hace tan solo una década. Miremos por ejemplo el de la productora de documentales Sueños Films que organizó un festival de documentales “Ojo al sancocho” que se hace desde su casa: Ciudad Bolivar.

Detrás del esfuerzo que significa un festival internacional de documentales está ese grupo que ha hecho, en los últimos 8 años: 40 documentales y 4 largometrajes gracias a la tecnología digital y la creación colectiva. “Si necesitamos 5 casas para hacer una película, lo decimos y 10 minutos después las tenemos, los vecinos las ofrecen y organizan”, me dijo Daniel Bejarano el director, porque la comunidad está en el centro de todo el proyecto: las locaciones son sus casas y calles, los actores son sus gentes, las historias que cuentan son las suyas y su público primario: el barrio. “Las producciones las presentamos inicialmente en colegios (105 en Ciudad Bolívar), en cada colegio lo ven aproximadamente 700 estudiantes, también las hacemos circular en organizaciones, espacios de participación, entidades, casas de la cultura, cine foros, aproximadamente cada producción la ven entre 3000 y 5000 mil personas, estas cifras son solo en la localidad, sin contar las de las otras localidades, y los otros espacios de Bogotá y del país”.

Se trata de una acción positiva, comunitaria que tiene todos los ingredientes de una aproximación de abajo hacia arriba en la que evidenciamos como hay apropiación de la cultura por los propios individuos, la productora del barrio ha logrado involucrar a sus habitantes en la construcción de su propia realidad para visibilizarla, recrearla, interpretarla y de esta manera facilitar sus procesos de apropiación, confianza, reconocimiento del entorno y de las practicas que afectan sus propias vidas en lo cotidiano consiguiendo escalar su impacto.

Sigamos entonces con nuestro ejemplo, el festival “Ojo al sancocho” del que venimos hablando se desarrolla en diferentes locaciones de Ciudad Bolívar, la Universidad Distrital, colegios, casas de cultura, la propia calle, etc., prestan su espacio para mostrar producciones propias y ajenas buscando además que los habitantes del barrio se apropien de su entorno y vivan lenguajes creativos diferentes. El lugar es clave para un análisis sobre acceso del al conocimiento y uso del audiovisual pues nos obliga a pensar en Ciudad Bolívar como uno de los barrios más deprimidos de Bogotá que suele poblar las estadísticas de violencia, pobreza, marginalidad, etc., de la capital. Ciudad Bolívar cuenta con una población de entre 400 mil habitantes y 1 millón, “nadie lo sabe exactamente” continua Daniel Bejarano y pude comprobar que los datos oficiales hablan de más de 700 mil almas. Lo cierto es que en tamaño Ciudad Bolivar, tanto como otras localidades de Bogotá (por ejemplo Ciudad Kennedy), bien podría competir con ciudades intermedias colombianas, es decir, aportan un buen porcentaje de habitantes ciudad/país y sin embargo, tanto unos (barrios del sur de Bogotá) como otras (ciudades y pueblos colombianos) comparten una misma realidad: no hay teatros de cine (cierre los ojos y piense en el mapa de Bogotá ¿dónde están los teatros? a excepción de Tunal y Américas la concentración es evidente, ¿verdad?).

Esta ausencia de salas de exhibición no es una problemática exclusiva de nuestro entorno, ni del contexto específico de nuestro ejemplo. En el I Congreso Internacional de la Cultura Iberoamericana que terminó hace unas semanas en México a través de Quemar las Naves conocí un artículo de Terra Magazine donde informan que el venezolano Román Chalbaud afirmó que la gradual desaparición de los cines de barrio para dar paso a las ‘macrosalas’ de los centros comerciales afectó la difusión de las películas. Indicó que en las salas de barrio la película llegaba a su público con facilidad y a un precio bajo, actualmente lo que se ofrece a la mayoría de los directores iberoamericanos es ‘la sala más pequeña y más cara’, de tal forma que sólo pueden acudir a verla ‘tropas de elite’, por lo que concluye ‘Los cines de barrio son ahora las películas piratas’, es la forma como hoy el público accede fácilmente a un precio razonable, pero advierto que esta sensación de Chalbaud no es un elogio a la piratería porque en esta práctica los beneficios no llegan a la producción, solo el recuento de un hecho. Esta percepción, de acuerdo con el mismo artículo, es compartida por el chileno Miguel Littin quien señaló que él mismo distribuye a los vendedores piratas chilenos sus películas cuando el mercado oficial no las quiere exhibir porque: “¿Si no se ven cómo se pueden conocer?”

Caratula de pelicula de NollywoodQue el audiovisual esta circulando de otras formas es un tema evidente. Miremos por ejemplo lo que ha sucedido con el ahora llamado Nollywood. Se trata de lo que viene sucediendo durante la última década en Nigeria y les resumo: los vendedores de equipos de reproducción casera en Nigeria lograron generar una gran demanda de películas para consumo casero a finales del siglo XX y lo hicieron en un país en el que hasta hace unos años no existía ni una sola sala de exhibición de cine, las películas se distribuían a través de canales piratas. Pero, la demanda que se creó tenía también otras necesidades que no se cubrían a través de Hollywood ni Bollywood y pronto los mismos proveedores de equipos empezaron a invertir dinero en la producción de películas locales “low tech” (muy similares a la realidad que nos cuenta Sueños Film) que respondían a sus propios estándares culturales, reflejaban su realidad y tenían su público. Este ensayo fue tan exitoso que hace unos años en Nigeria se llegaron a producir 1200 títulos, ¡30 nuevos títulos por semana!, que se distribuyen a través de los canales pirata a precios entre USD$0.50 y USD$3.00, llegando a convertirse en una actividad económica que representa USD$200 millones de dólares al año. Pero, más allá de estos números los estudios que se vienen haciendo resaltan también como ésta se ha convertido en un vehículo de difusión de la cultura nigeriana y en elemento clave de preservación de manifestaciones de esa cultura que estaban en peligro puesto que en gran medida se soportan en la oralidad, que en consecuencia es efímera. Estas prácticas culturales que hoy pueden ser registradas, les va dando sentido de identidad y cohesión, se reconocen a sí mismos como comunidad, trascienden fronteras y adquieren nueva vida mientras simultáneamente están siendo preservadas, este tema se asemeja en gran medida a los objetivos a los que Daniel Bejarano apunta cuando habla del proyecto de Sueños Film.

Regresemos entonces a nuestro ejemplo de Sueños Film en Ciudad Bolívar, los documentales producidos esperan su oportunidad para ser presentados en los festivales especialmente. Pero, adicionalmente se exhiben y difunden a través de los espacios comunitarios (las escuelas y casas de la cultura), algunos en la pantalla chica a través Señal Colombia (canal público colombiano) y todos circulan en el mano a mano con ayuda de los propios miembros de la comunidad porque “los actores y todos los que participan en las producciones reciben copias para que la vean y la reproduzcan”, a lo que Daniel agregó con orgullo que “una de las últimas producciones “Corazón de Ciudad Bolívar” la piratearon por todo Colombia”. Sus canales de distribución responden esencialmente a un mercado informal, pues como dijimos el impacto de las salas de exhibición hoy es mínimo, especialmente para proyectos como el descrito.Sueños Film no es una producción comercial tradicional, existe porque la tecnología lo permite, hay un interés de caracter social marcado, se sostienen porque sus principales promotores tienen otros oficios con los que soportan el proyecto, se trata de relaciones que en entornos de antropólogos se califican como “regalo”. De esta forma se viene generando en otras disciplinas sociales que relacionan el derecho y la economia una literatura que inscribe estas actividades como economías amateur que se diferencian de varias formas de las comerciales que tienen como eje central la remuneración monetaria.

Es posible que al caracterizar el caso de Sueños Film nos encontraríamos que se trata de una economía amateur y en tal sentido creo que pueden explorar más Internet como canal para la difusión del material, por un lado, mientras por el otro pueden evidenciar que en su aproximación la idea de compartir esta arraigada en contra de la lógica de derecho de autor, por lo que podrían complementar la forma como abordan en el tema con licencias abiertas.

Esto me lleva entonces a otra reflexíon: ¿tiene sentido explorar nuevas formas de circulación hoy? Yo creo que si, las practicas están evidenciando que gran parte del acceso del público se da hoy fuera de los teatros de cine, en esquemas comunitarios y muchas veces a través de los sistemas de distribución pirata (que en consecuencia están distribuyendo también contenidos que no lo son pues si el propio “autor”, como es el caso de Littin, Sueños Film o los productores nigerianos, suministra la película que se distribuye se desmonta esa presunción). Si por una parte me parece importante resaltar lo comunitario que se apropia de una tecnología más accesible y todavía puede explorar más los nuevos sistemas de distribución que ésta favorece, de otro lado, no pretendo defender sistemas de distribución “pirata” que reconozco entrañan problemáticas complicadas lo que intento es evidenciar que están cumpliendo otras funciones y que el nuevo papel obliga a mirarlos analíticamente para ver lo que está sucediendo e incluso analizar como potencializar esas funciones y no quedarnos en la aproximación netamente delictual del tema.

De esta primera parte de la conferencia me alegró conocer después que experiencias como la de Sueños Films en Ciudad Bolivar se repiten por la geografía de nuestro país, evidenciando una rica construcción audiovisual en donde nuestra realidad, cultura y costumbres van quedando grabadas para el futuro, ¡cómo me gustaría aprovechar personalmente más y mejor esos espacios para ver esa Colombia en la pantalla!, tarea pendiente.

El siguiente punto de mi conferencia se refería precisamente a lo que sucede en Internet donde los canales P2P, tradicionalmente asociados con contenido pirata, están distribuyendo contenidos originales y moviendo a otro nivel la producción cultural del sector público y el privado de aquellos que se van atreviendo a meterse allí… los invito a mirar esto la próxima semana cuando edite y organice esa parte de la conferencia…

Continuará

Published by carobotero on 01 nov 2008

Campus Party Iberoamericana en San Salvador

Campus Party Iberoamericana en San Salvador termino anoche, yo debo decir que no lo disfrute mucho en el sentido de que no me vi sino la conferencia del astronaura, quedo pendiente el resto. La razon es que esta vez estuve ayudando en el area de “Inclusion Digital”. Aun estoy procesando mis impresiones pero, como siempre, lo que me llevo es buenas charlas, buevos amigos y el interes por nuevos proyectos, algunos de ellos: eliax.com, la biblioteca comunitaria de San Juan La Laguna en Guatemala, el programa educativo de la escuela Pavarotti en la fundacion Rigoberta Menchu

Espero que el ritmo baje un poco para poder retomar la escritura en este blog y contar otras cosas.