Search Results for 'conpes'

Published by carobotero on 29 abr 2011

columna: ¿Educar para controlar o para compartir?

Hoy es viernes de columna en El Espectador, en esta oportunidad vuelvo a uno de mis temas predilectos, la educación y la retomo desde algunos temas de actualidad, ¿comentarios?

¿Educar para controlar o para compartir?

En las discusiones sobre la Ley Lleras aparece también el tema de la educación como uno de los campos en los cuales será necesario actuar frente a derechos de autor. Así recuerdo la campaña del gobierno canadiense de 2006 con el Capitán Copyright: era un superhéroe que a través de actividades educativas reforzaba en los niños los límites que el derecho de autor impone a los internautas sin mostrar otros aspectos del sistema, como las excepciones, el dominio público, la posibilidad de compartir y no sólo controlar que hay en aproximaciones como las licencias abiertas, etc. La controvertida campaña duró unos meses. (seguir leyendo en El Espectador)

Enlaces relacionados

Sobre el Capitán Copyright
Esta es la guia para padres y profesores de la industria española
Guía para padres y maestros de los hacktivistas

Published by carobotero on 12 abr 2011

PARTICIPAR EN #LEYLLERAS, una cuestión de fondo y de forma

No dudo de las buenas intenciones que asisten al Ministerio de Interior y especialmente a la Dirección Nacional de Derechos de Autor al abrir el blog para recibir comentarios al proyecto de ley que conocemos ya como LeyLleras y participaré porque como saben los que me conocen solo si realmente no puedo yo nunca rechazo una invitación a colaborar y compartir en la construcción de conocimiento. Sin embargo, la invitación llega un poco tarde, el foro de discusión ya salió de las manos del ejecutivo y pasó al Congreso y además, mantiene la misma línea de actuación que hemos visto hasta ahora: los escuchamos pero no hay interés en una real participación en la construcción de un marco legal concertado.

Me atrevo a hacer esta afirmación a partir de un análisis de fondo y de forma de lo sucedido en los últimos años.

De fondo pues aunque puedo reconocer cambios en los últimos tiempos, también recuerdo que el gobierno colombiano ha mantenido los temas de propiedad intelectual aislados del resto, Cree que es posible filtrar los temas de propiedad intelectual, sacarlos de su contexto social, educativo, cultural para mirarlo, regularlo y hacerlo exigible idependiente de todo.

Recordemos como en 2008 Semana nos contó que en una reunión de la OMS sobre estrategia y plan de acción para facilitar el acceso a medicamentos en países en desarrollo, el gobierno colombiano planteó que la OMS debía abandonar estos temas, por considerarlos del resorte de las organizaciones mundiales del comercio y de la Propiedad Intelectual en una posición que sorprendió incluso a los países más conservadores que defendían a las grandes industrias de medicamentos y algo similar sucedió cuando se discutía dominio público en el ámbito de la OMPI.

En esta mirada es apenas lógico que el ministro cuando presenta un proyecto de ley que regula el acceso y circulación de contenido, material, datos e información en la red diga: “A quienes sigan utilizando la piratería, pues que se tengan de atrás, porque de aquí para adelante el tema de prisión y de penas se va aplicar con todo rigor, si logramos que el Congreso tipifique estas nuevas conductas que hoy no están previstas en nuestra legislación”. Hoy discutimos que el TLC nos impone agenda de obligaciones en lo laboral sin dejarnos legislar con nuestra propia realidad, acá las discusiones en propiedad intelectual tienen esa lógica hace tiempo, o ¿es que alguien en el gobierno debería haber mirado otros estudios que advierten sobre las formas de intervenir en la arquitectura de Internet porque es un medio no una cosa y proveer su acceso no encaja con los esquemas de responsabilidad?, o ¿cómo cambia la idea de la piratería si se mira desde la de economías emergentes?, o ha pensado por un momento que el problema de la industria de los contenidos no es solo un problema de regulación o de gestión de derechos sino de una reconversión profunda de todo un sector y un cambio en el modelo en la gestión de los derechos de propiedad intelectual.

Pero, también lo digo por la forma, los sectores que privilegian protección tienen acceso preferente a los procesos de discusión, los demás son receptores de la regulación no actores de ella. Lo he dicho yo pero lo han explicado también sus propios dolientes, el proyecto de ley es producto de compromisos internacionales (como el TLC), de obligaciones derivadas de normas nacionales (CONPES de Propiedad Intelectual o Plan Nacional de Desarrollo por poner dos ejemplos) y de un consenso logrado en el marco de la Comisión Intersectorial de Propiedad Intelectual (CIPI). Hace ya más de un año había escuchado por primera vez al Dr Monroy mencionar el tema de la regulación a las ISP y que al final incluyó otros actores e interesados particulares que durante el tiempo de preparación accedieron al texto y dieron sus aportes. Hasta acá todo es esencialmente en el eje de “protección” y, justo cuando se permitiría la amplia discusión y el debate se decidió pasarlo al Congreso negándonos a los posibles contradictores un tiempo precioso de preparación informada sobre el proyecto.

Los hechos de la semana que ha pasado han impulsado al gobierno a abrir un canal con los ciudadanos, un blog. A mi los blog me encantan pero todos sabemos que el blog en Internet es lo más parecido a un medio tradicional, yo cuento mi historia y la novedad es que tu puedes comentarla. Las posibilidades que ofrece Internet para el diálogo van más allá y se materializan en las redes sociales que Mintic, por ejemplo, viene manejando muy bien con los ciudadanos o que para la reforma de la ley de derecho de autor decidió usar Brasil. Pero, incluso esa estrategia habría tenido sentido antes de pasarlo al congreso. Ahora la discusión interactiva con los ciudadanos está en el congreso y lo que el gobierno puede hacer es recoger nuestras opiniones y llevarlas allí, lo mismo que podemos hacer nosotros.

Es una lástima que MIntic en esto esté un tanto al margen, apenas empiezan a moverse sus redes sociales. El hecho es que el tema de regulación de las ISP en Colombia lo esta liderando la Dirección de Derechos de Autor desde la visión de propiedad intelectual y se discutirá en el congreso con esa óptica, en las comisiones 1ª no en las 6ª. Mi pesimismo se compensa con mi exceso de actividad, yo participaré en lo posible en todos los espacios que se abran porque creo en la democracia, en el diálogo y en cambiar las cosas así, pero ahora también la prioridad será el congreso.

Los hechos de esta semana también han demostrado que ya hay una masa crítica entre los usuarios, estamos los que trabajamos en temas de acceso, en software libre, aquellos parte de la industria que ven en su reconversión una salida más lógica que la de forzar la naturaleza de la tecnología, pero pronto seguramente también entrarán en la discusión quienes trabajan temas de derechos humanos y fundamentales empezarán a ver cómo regular el acceso en un medio como Internet es asunto de todos y comenzaremos a ver que poblaciones en posición de desventaja frente al derecho de autor (discapacitados sensoriales, por ejemplo) también tienen algo que decir al respecto. Ya tenemos la atención de los periodistas, los invito entonces a todos a participar, a leer, a enterarse y a aportar en este proceso que puede significar construir la primera ley relacionada con derecho de autor concertada en Colombia.

Nosotros también queremos abrir el espacio de diálogo y aportar con argumentos, así que explicaremos nuestra posición frente a la LeyLleras desde la idea de que la red es para todos, pronto les cuento y también invitaremos a todos a comentar lo que digamos allí siguiendo entre todos el diálogo por redes sociales y con la idea de redistribuir libremente los contendios.

Published by carobotero on 28 mar 2010

equinoXio: Políticas de derecho de autor en Colombia seguirán desconociendo interés público.

Retomo mi columna en equinoXio “Libreta de Notas” esta vez para hablar de las declaraciones del nuevo jefe de la Dirección Nacional de Derecho de Autor y lo que de ellas se deriva:

Políticas de derecho de autor en Colombia seguirán desconociendo interés público.

En una entrevista el nuevo director de la Dirección Nacional de Derecho de Autor señala que son muchos los retos que enfrenta desde su cargo precisando que deberá “crear las condiciones para que en Colombia los creadores puedan vivir con dignidad de su trabajo, que los consumidores de bienes culturales opten por comprar legalmente de acuerdo con su conciencia, que la real aplicación de estos derechos haga que el compromiso con su cumplimiento sea una realidad, que las industrias culturales colombianas tengan éxito en los mercados extranjeros, que las sociedades colectivas proporcionen al mercado soluciones y licencias en forma eficiente y transparente, que los usuarios de las obras sean respetados en su calidad de beneficiarios de los derechos de autor y conexos”, termina la entrevista diciendo “El reto es hacer de Colombia un país de los creadores y para los creadores y que los derechos de autor sea la mejor manera de lograr este objetivo”.

Por loable que se vean sus declaraciones esta visión continúa reforzando la mirada “privativa” que desde hace años tiene el gobierno Colombiano en esta materia. El gobierno colombiano centra el discurso del derecho de autor en el beneficio económico que ese sistema jurídico debería (tengo más que dudas razonables de que lo haga para la mayoría) reportar al autor y se olvida de la otra cara de la moneda: la sociedad, ya que no podemos desconocer que estamos hablando de la circulación de nuestras expresiones culturales. Nuevamente el interés público queda relegado, sólo aparece en esta entrevista en una preocupación, cuando el doctor Monroy señala que trabajará para actualizar las “excepciones y limitaciones” al sistema tan necesarias en la educación en línea (eso sí, debo decir ¡por fín!). Efectivamente en la educación, como en otros sectores, las excepciones están desactualizadas lo que no permite al docente realizar en el aula virtual (por ejemplo) lo que es su práctica común en el aula análoga.

A pesar de que podría hablar un buen rato sobre esto la verdadera esencia de la entrevista son las declaraciones que hace el doctor Monroy en materia de los dos temas centrales hoy en política internacional y propiedad intelectual: las negociaciones del ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement) y las leyes anti descargas P2P que es lo que me gustaría contarles hoy.

Sobre el ACTA: El año pasado ya les contaba detalles que se conocían del ACTA. El ACTA es un acuerdo que se negocia actualmente en secreto por varios países y que modificaría sustancialmente el mapa internacional en propiedad intelectual. Si las normas legales en esta materia dependían hace unos años de un esquema internacional de acuerdos generales que luego pasaron al terreno de los tratados de comercio bilaterales hoy son unos países los que han asumido el liderazgo y desean fijar ellos las nuevas reglas.

Gracias a todo un movimiento que se ha abierto en la red para exigir transparencia en estas negociaciones hoy es mucho lo que sabemos del ACTA y todo indica que lo que se hará será reforzar el sistema de propiedad intelectual obligando a renegociar los tratados de la OMPI, estableciendo el “3 strikes out” (con el 3er llamado de atención que hace el proveedor de Internet a un usuario en el sentido de que está descargando material de sitios P2P se le puede privar del servicio de acceso a Internet) como mecanismo para controlar las páginas de descargas P2P y la generación de nuevas acciones y normas judiciales y penales.

En el caso del derecho de autor el sistema durante buena parte del siglo XX estaba sustentado en un sistema internacional que dio origen a la OMPI; luego fue parcialmente reemplazado por un esquema comercial (con la suscripción del GATTS y el montaje de la OMC) que busca fortalecer los mecanismos de implementación. Hacia finales del siglo XX la exitosa reacción de países en desarrollo que empiezan a requerir nuevas formas de equilibrios (con Brasil, Chile, India y otros a la cabeza) amenaza los poderes tradicionales y por tanto la posibilidad de influir y reforzar la propiedad intelectual la desvían los países desarrollados hacia los tratados bilaterales de comercio (conocidos como TLC) y ahora a una negociación secreta de unos pocos en la que se impondrán los nuevos mínimos internacionales que luego se extenderán al resto reemplazando a OMPI (como ya anunció el profesor Michael Geist).

Colombia no forma parte del grupo de secretos negociadores del ACTA, pero en la entrevista frente a la pregunta sobre la posición del país la respuesta es que estamos dispuestos a analizar los tratados que refuercen la pelea contra la piratería por que no solo lo demandan nuestros compromisos legales e internacionales, sino también porque considera el gobierno que la protección de estos derechos es lo más conveniente para los países en desarrollo. Es decir, seremos uno de los primeros países en hacer fila para entrar en ACTA!.

Sobre los “3 strikes out”. Este tema también lo he abordado en varias oportunidades haciendo seguimiento especialmente a lo que viene sucediendo en Nueva Zelanda, Francia, España y UK, en donde se han presentado proyectos de ley que buscan combatir los sitios de desacargas P2P y para ello se vienen discutiendo varios sistemas, uno de ellos es el conocido como 3 STRIKES OUT que consiste en asignar la responsabilidad a la ISP (proveedor de Internet de acuerdo con el idioma en inglés) de quitar la conexión a una persona a la que se le ha avisado por tercera vez que se encuentra descargando contenido protegido de Internet. La controversia está servida desde varios ángulos: la responsabilidad de la ISP, el diseño de un mecanismo administrativo en una medida tradicionalmente judicial, la presunción de ilegalidad en las descargas P2P, etc.

En este caso las declaraciones del doctor Monroy son más contundentes: Se va a trabajar en legislaciones anti descargas P2P como las que se vienen discutiendo en España, Francia y UK para evitar las descargas y regular la responsabilidad de los proveedores de Internet.

Desafortunadamente el Estado colombiano está comprometido con una visión lineal de “producto-consumo” en la propiedad intelectual, una visión que se describe en el documento Conpes sobre el tema como una cadena que genera valor: “comienza por el creador, pasa por la producción, llega al distribuidor y comercializador, y finalmente termina en el público que demanda la utilización de esos contenidos”. Se trata de una visión absolutamente limitada y miope del alcance que para un país como Colombia tiene la propiedad intelectual dejando de lado a la sociedad y la posibilidad de ver otras opciones que en todo caso conviven con esa realidad consumista, pero que en muchos aspectos y sectores la sobrepasan pues realmente la cultura es circular y tiene que serlo para mantener su dinamismo y su gran valor social, ubicándose bastante lejos del simple “consumo”.

En una época marcada por las Tecnologías de la Comunicación y la Información que son por esencia interactivas, cuyas capacidades promueven la cocreación y la colaboración, es por lo menos triste saber que nuestra apuesta de país está formulada exclusivamente para favorecer un modelo de negocio del siglo XX, ojalá como sociedad seamos capaces de dar la pelea y equilibrar el sistema en un tema en el que hemos sido tradicionalmente simplemente expectadores.

Published by carobotero on 04 ene 2009

¡Si hay cine colombiano! (3)

Supongo que creían que el Blog había sido abandonado, lo siento!! Aprovecho para reaparecer y hacerlo también en mi columna habitual de equinoXio. Con mucho retardo y debido esencialmente a un pequeño descanso que me tomé en estas fechas, estoy publicando en equinoXio la última parte de la reconstrucción de la conferencia en relación con el tema del audiovisual colombiano. Espero que lo tomen como mi saludo de fin de año con un agradecimiento especial para los lectores frecuentes por haberme acompañado durante el 2008 y esperando que sigamos durante este 2009.

Recuerden entonces que ¡Sí hay cine colombiano! fue el lema de la Semana del Cine Colombiano que tuvo lugar en Bogotá en Octubre pasado, que allí fui invitada a participar con una conferencia dentro del Evento académico estéticas y narrativas en el audiovisual colombiano. Me pidieron que hablara de Derechos de Acceso al Conocimiento y Uso del Audiovisual. Confieso que ha sido uno de los encargos que he recibido con más susto pues si bien derecho de acceso y uso de obras en general es mi tema, el audiovisual es para mi un contexto por el que siento especial reverencia, se trata de un lenguaje que todos creemos digerir pero que se mueve en dinámicas y entornos propios que no conozco, de una riqueza cultural que me encanta pero que para un alma amarrada a lo escrito implica retos, lo admito. A pesar de mis temores acepte y decidí que quería intentar hacer algo que no fuera académico sino más aterrizado a lo que está sucediendo, a lo que se siente en el ambiente, de hecho eso fue lo que me dijeron que se esperaba de mí, algo sobre las posibilidades de la tecnología para el hombre/mujer del común, así que, ¡estaba en mi salsa a pesar de todo!

Como creo que la presentación salió bien y sigo convencida de que el texto que entregué al Ministerio para que usaran en las memorias no le hace justicia pues en esto influye mucho la gente que esta allí, los comentarios que contextualizan, las preguntas, el ambiente, etc., y como creo que es algo interesante decidí partirlo en pedazos y editarlo para dejarlo acá. El primer texto lo publiqué el 8 de noviembre, el segundo el 17 de noviembre y hoy les dejo, después de un retardo imperdonable, la última parte.

¡Sí hay cine colombiano! (3)

Este texto se ocupa del tema del acceso al audiovisual en los procesos de aprendizaje y finalmente cierra con algunas conclusiones.

Retomemos la convergencia que la tecnología permite entre productores y consumidores para reflexionar como ésta ha escalado también a otro tipo de situaciones en las que la gente recrea, replantea, crea con el entorno cultural en que se mueve dentro de procesos de enseñanza/aprendizaje formales e informales.

En la investigación “About Digital Youth” que adelanta Mimi Ito en la Universidad de California se estudia como la apropiación de tecnología entre los jóvenes se incrementa sustancialmente cuando la usan para aquello que les gusta e interesa (de hecho hace poco lanzaron el informe final). Sostienen que a pesar de los recursos que se han invertido en los sistemas educativos para incluir tecnologías en el aula los resultados no se han conseguido a la velocidad deseada y en cambio si suceden en entornos que les son familiares y atractivos, como los sitios en que se encuentran con sus semejantes, para participar en juegos, donde interactúan con contenidos de sus artistas, series, personajes favoritos, etc. El primer objetivo de la investigación describe a los jóvenes como innovadores activos que usan los medios digitales creativamente y no como simples consumidores pasivos de cultura popular o contenidos académicos.

Las estadísticas que se conocen sobre el comportamiento de los jóvenes americanos refuerzan estas posición, se afirma que el 64% de quienes tienen acceso a Internet contribuyen con contenido a la red. Aunque localmente no tenemos datos puedo decirles que en el Campus Party que se llevo a cabo en junio pasado en Bogotá, las estadísticas indicaron que los paquetes de datos que se subieron desde Campus a la red superaron con creces lo que se bajaron. No podemos sino confirmar que el potencial creativo de la red está allí y sucede.

Ahora bien, ese potencial implica también que la gente en términos generales, y los jóvenes, en especial, estén usando creativamente lo que hay en el entorno como sucede con los “fanworks”. Los fanworks son trabajos que las personas realizan con base en las imágenes, sonidos, personajes, etc., de su entorno cultural, son recreaciones que los fanáticos hacen de sus series, juegos, personajes favoritos. Estos trabajos pueden llegar a ser muy elaborados, sin embargo, enfrentan una problemática bastante complicada y es que para hacerlos es necesario utilizar, reutilizar, modificar material protegido por derecho de autor que luego, en su nueva forma, re-circula, es decir, se basa en actividades que son consideradas ilegales por las normas de derecho de autor.

Les explico, hay un famoso juego de video entre los jóvenes que se llama “Halo” y sus derechos patrimoniales están en cabeza de Microsoft. Dos entusiastas fanáticos del juego tomaron dos personajes del mismo y recrearon en el mejor estilo de ‘machinimia’ (precisamente videos o animaciones que se hacen usando a los personajes del juego en escenarios) sus aventuras en una serie que se conoce como “Red vs Blue”. Cuando ésta adquirió suficiente notoriedad se materializó el gran temor: demanda legal por infracción al derecho de autor. Esta historia tiene un buen final para sus protagonistas pues Microsoft decidió que se beneficiaba mas permitiendo el fanwork que reprimiéndolo y decidió tolerarlo, al punto que generó unos términos y condiciones de uso para que los fanáticos pudieran efectuar este tipo de contenidos garantizando que no habría represalias.

Pero, a pesar de este buen resultado la experiencia también significó que Microsoft presentara términos jurídicos para que los fanáticos de estos sigan, se trata de parámetros restrictivos del quehacer creativo de los jóvenes a la hora de “recrear”. Estos documentos evidencian “lo que no puedes hacer” con Halo. Este ejemplo refleja como hoy en día es una realidad que los chicos crean con lo que les gusta, no sienten que estén haciendo algo malo, por el contrario forma parte de las dinámicas culturales propias de su generación, no está directamente relacionado con un perjuicio al autor (¿cuánto realmente puede o debe controlar el autor?), sin embargo, el derecho de autor parece tener algo que decir y el resultado es la criminalización de estas prácticas en forma como mínimo exagerada.

Ahora bien, es justo mencionar que también vemos que las empresas dentro de la llamada industria cultural y del entretenimiento han empezado a aprovechar esta especial conexión que se crea entre un individuo y las producciones culturales que le llaman la atención, de hecho están aprovechando como modelo de negocio la convergencia entre productor y consumidor para retroalimentar sus procesos creativos. Un ejemplo de esto lo vemos en la serie Heroes, una de las últimas producciones exitosas americanas que se distribuyen globalmente por cable y que involucran al “consumidor” en etapas de producción. La serie surge primero a través de tiras cómicas que son comentadas por los fanáticos, de modo que aquellas historias y personajes que tienen éxito allí pasan al programa de televisión y viceversa (los que no salen), surgen nuevas líneas de desarrollo y en general se aprovecha a la fanaticada como parte del equipo creativo. Esta interesante aproximación no se escapa de críticas que la ven como un aprovechamiento de la industria de mano de obra barata e inocente, que usa para su propio beneficio y el del sistema económico prevalente, como me lo hiciera notar Andrea Botero en los borradores inéditos de su texto “Everyday Mundane Design”.

Esta concesión frente al “control” que el derecho de autor otorga parece ligado con la “tolerancia” de algunos usos culturales, algunos aplauden el atisbo de flexibilidad cuando realmente se trata de una visión restrictiva que no favorece creatividad sino la limita en actuares que se justifican con “el derecho de autor” y que están siendo poco cuestionados, escasamente analizados en relación con su impacto como espacios de cerramiento al acceso de estos contenidos e incluso no son considerados como inspiración y detonantes de procesos de aprendizaje en ambientes informales asociados con “ocio”.

Pero, pasemos ahora a espacios de aprendizaje en entornos de educación formal. Desde sus inicios se ha reconocido que parte del pacto social que vincula a la sociedad con el individuo a través de la legislación de derecho de autor no solo depende de un lapso de tiempo que limita el control individual de modo que vencido la obra pasa al dominio público, adicionalmente, obliga a que este control individual no se pueda ejercer en determinados contextos porque a la sociedad le interesa que e mantengan fuera de control y de esta forma existen las excepciones y limitaciones al derecho de autor, para garantizar tales usos libremente. Uno de estos contextos es el educativo, de modo que los docentes pueden reproducir apartes de obras protegidas para uso en sus evaluaciones, pueden montar obras de teatro y representarlas en sus colegios, etc., los límites al derecho de autor en este caso se justifican por la necesidad de acceso y uso que para la educación tiene un interés público superior.

Sin embargo, la figura jurídica de “excepciones y limitaciones” es bastante limitada en relación con las nuevas tecnologías pues los usos exceptuados están ligados a condiciones de tiempo, modo y lugar que deben coincidir en forma expresa. De modo que de acuerdo con la ley colombiana podemos hacer una representación en el colegio de “Crónica de una muerte anunciada” de Gabriel García Márquez, pero no podemos presentar la película que usó esa obra como inspiración, es la representación de una obra protegida la exceptuada, no su exhibición.

De modo que si nos hemos ocupado hasta ahora de las posibilidades que las nuevas tecnologías ofrecen a los procesos creativos y de innovación, quiero finalizar con una reflexión sobre lo que sucede con el acceso al audiovisual, pues la posibilidad de que nuestros jóvenes aprovechen ese potencial depende en gran medida de que sean perneados por la posibilidad de que ellos sean protagonistas de tales producciones. El acceso al audiovisual es un presupuesto simple y antecedente importante para que los jóvenes no solo conozcan de estas producciones y su existencia, también para que se familiaricen y aprendan el lenguaje que usan y la forma como transmiten lenguajes.

A modo de conclusión

En consecuencia, ¿podemos hablar de acceso al cine colombiano?, cuando el marco legal se ha ocupado insistentemente en la protección de los derechos individuales sobre estas producciones y ha dejado de lado la idea del acceso en marcos como derecho a la educación y cultura. La ausencia de reflexión sobre este tema es precisamente lo que ha marcado mi critica al documento Conpes “Bases de un Plan de Acción para la Adecuación del Sistema de Propiedad Intelectual a la Competitividad y Productividad Nacional 2008 – 2010” que apuesta exclusivamente por el esquema de protección/control y no analiza esas otras vertientes que pueden facilitar un equilibrio correcto y necesario.

Cuando pensamos entonces en todo este entorno estamos obligados a aterrizar la reflexión a las cuestiones legales y la forma como estas afectan los derechos a acceder y usar la producción cultural audiovisual:
1. La ley de derecho de autor está favoreciendo una sola mirada de “consumo de cultura”,
2. La ley fue esencialmente diseñada para el libro o al menos sin pensar ampliamente en la idea de lo audiovisual,
3. La ley no facilita el acceso a la producción audiovisual, se quedó anclada en el pasado y no aparece una voluntad real de cambio mientras se mantenga una visión unitaria de “consumo de cultura”
4. El acceso masivo parece estar relegado a canales de piratería que estan criminalizados a priori, a pesar de que se reconozca como tal e incluso se “usen” por los propios artistas

Por lo pronto parece existir una opción personal: todos podemos elegir cuando proteger y cuando compartir lo que producimos, y sobre todo podemos pensar en influir en políticas públicas que evidencien la necesidad de espacios que equilibren las necesidades de acceso y uso de los productos culturales y no solo de los autores que se mueven en ámbitos comerciales.

FIN

Published by carobotero on 09 sep 2008

AUSTRALIA: informe gubernamental del Sistema de Innovación Nacional apuesta por la Apertura

Elliott Bledsoe desde CCAU envió un correo que traduzco:

Los interesados en Acceso Abierto a la información en el sector público se van a alegrar de los resultados del recientemente publicado Informe del Gobierno Federal Australiano sobre el Sistema Nacional de Innovación. El informe final titulado VenturousAustralia fue preparado por el senador Kim Carr, Minstro para la innovación, industira, ciencia e investigación, por los consultores Culter and Co, dirigido por el consultor de la industria y asesor de estrategias Dr Terry Cutler. El informe hace un gran énfasis en la open innovation (apertura en la innovación), indicando en la introdución:

“Hoy la innovación se entiende que va mucho más allá de la transmisión de conocimiento y deciende por las chimeneas de la producción desde la investigación hasta el desarrollo de la aplicación. En la era de Internet, con las oportunidades para la colaboración que se abren, la apertura en la innovación es cada vez más importante.”

Desde el punto de vista del Acceso Abierto es más importante la recomendación 7.8 que es muy interesante:

“Los gobiernos australianos deben adoptar estándares internacionales de publicación abierta en lo posible. El material publicado para información pública por los gobiernos australianos deberían ser publicados bajo licencias creative commons.”

El texto completo del informe se encuentra acá.

Pensé que les gustaría saberlo

_elliott

Quizá este informe nos permita a los colombianos analizar en forma más crítica el diseño que el documento CONPES 3533 hizo para la adecuación de un Sistema Nacional de Propiedad Intelectual a la competitividad y productividad nacional.

Aún no lo he leído pero me late que el análisis de este informe australiano es bien contrastante con el que se hizo en el CONPES 3533 y precisamente pone de presente los silencios del efectuado para nuestra versión de recomendaciones de políticas públicas por parte de Planeación Nacional y de las distintas instancias del gobierno colombiano que participaron en el CONPES. Puede ser que la mirada (propiedad intelectual/innovación) cambia la ruta, puede ser que los actores que participaron fueron otros, puede ser… en todo caso Interesante!

Published by carobotero on 25 ago 2008

El Tiempo: “Autor sin derechos”

JP me hace notar esta columna de opinión de hace un mes firmada por el saliente director del “El Tiempo” en la que critica las dos iniciativas recientes del gobierno colombiano que buscan “proteger” a los autores en nuestro país con el fin de incentivar cultura, investigación, competitividad, productividad…: El documento Conpes 3533 (que he discutido ampliamente) y el Decreto 1070 de abril de 2008.

Me parece interesante el escrito por que es el único documento que hasta hoy se haya ocupado del tema y que lo haga buscando que los colombianos lo analicen en forma crítica. Del texto rescato en forma especial la forma como pone de presente que el documento Conpes 3533 fue redactado por diversas instituciones públicas mientras brillan por su ausencia los intelectuales.

La más reciente teoría sobre políticas públicas pone especial énfasis en la labor que la sociedad como un todo tiene en el diseño de estas políticas pues la idea de que ellas son elaboradas en el sector público es ya un concepto obsoleto. Hoy se exige una convergencia entre sectores público y privado: intereses individuales y colectivos; empresariales, particulares y sociales, etc., esto con el fin de que sean una verdadera hoja de ruta para la sociedad y no un camino para unos pocos por unos pocos. De hecho mientras más lo pienso creo que ese es el gran defecto de este Conpes, creer que una labor interesante y rescatable de trabajo de los redactores durante un par de años puede tener su broche de oro en una “socialización” de menos de un mes con reuniones de una hora para “invitados”…

En fin, como ya no sirve “llorar sobre leche derramada” también es interesante la propuesta de Santos que hace un llamado a los directamente afectados para que reaccionen “Quizá es tiempo de que los intelectuales alcen su voz para demostrar que no hacen parte de ninguna ganadería”, creo que lo mismo puede decirse de los estudiantes, los profesores, los científicos, los artistas… es hora de que asuman su propia responsabilidad y punto de vista respecto de las políticas públicas que definen la ruta de sus producciones intelectuales y de las que utilizan en su diario vivir…

Cierro este post con una última reflexión: Esto no es una situación aislada de los colombianos, denle una mirada a lo que sucede en Chile con la campaña “Trato justo para todos” y la forma como lo comentan Claudio y Tilt.

Published by carobotero on 25 jul 2008

La aplicación de la regla de “los tres pasos” exige una “interpretación balanceada”

Sorpresivamente el fallo de mayo pasado de la Corte Suprema de Justicia Colombiana del que ya les hablé, en el que se da alcance a términos como “ánimo de lucro” y “uso personal” en materia de derecho penal por violación al derecho de autor, no ha sido masivamente discutido a pesar de que se trata de una decisión polémica (aún no aparece en la recopilación de jurisprudencia de la Dirección Nacional de Derechos de Autor, pero si les interesa les recuerdo que está acá). En todo caso de las críticas que he visto una de las serias es la que se deriva de la visión de la Corte frente a la regla de los tres pasos que aplica, para muchos, con “desconocimiento” en la medida en que se atreve a darle un alcance más amplio que el que tradicionalmente se ha aceptado.

Sobre ese alcance en el artículo que hicimos con Jhonny Pabón (publicado en Icommons, entre otros) sobre esa decisión, se lee en relación con este punto:

“La regla de los tres pasos, consignada en las legislaciones regionales y nacionales de Latinoamérica de inspiración francesa; y que en la doctrina se ha considerado como una pauta para el legislador al momento de confeccionar las limitaciones y excepciones al derecho de autor, las cuales son taxativas. En el razonamiento que sustenta la decisión de la Corte se transforma esta concepción: de ahora en adelante el juez deberá tener en cuenta para que sea ilegal, que el uso examinado ante una instancia judicial “atente contra la normal explotación de las obras” o “cause perjuicio injustificado a los legítimos intereses del titular o titulares de los derechos”

En el jurisprudencia francesa, esta pauta de interpretación ya había operado. En el caso del DVD Mulholland Drive, la corte de casación estableció que en el ambiente digital la copia privada afecta la normal explotación de la obra, es decir, en Francia se uso la regla de los tres pasos para realizar una interpretación más restrictiva de la excepción creada, limitar la limitación al derecho de autor. En Colombia, se uso la regla de los tres pasos para descriminalizar un acto económicamente insignificante.”

Bien, hoy quiero comentarles sobre la declaración que un grupo de “expertos” en propiedad intelectual europeos (uno americano) hicera sobre este tema que se titula “una interpretación balanceada de la regla de los tres pasos en derecho de autor”. La declaración está abierta a firmas y se produjo como resultado de la conferencia anual de la Asociación Internacional para el Avance de la Enseñanza y la Investigación en Propiedad Intelectual (International Association for the Advancement of Teaching and Research in Intellectual Property -ATRIP) que tuvo lugar entre el 21 y 23 de julio en Munich (Alemania).

Una ojeada a la declaración y a las opiniones de otros que la comentan, como IPwatch o IPKat, muestra que los académicos reunidos en el Max-Planck-Institut han abogado por abandonar la idea de la interpretación restringida de la “regla de los tres pasos” por una que comulgue “con sus objetivos y propósitos” y han resaltado el interés público que asiste a las normas de derecho de autor que no se aplica cuando se tiene en cuenta exclusivamente los intereses de los titulares.

Hasta ahora empiezo a leerlo, pero me llama la atención que en un entorno Propiedad Intelectual la discusión se de abiertamente, que los académicos sean los que hagan el llamado al equilibrio adoptando seriamente su posición crítica es de resaltar, reconocen que la forma como el derecho de autor ha evolucionado se centra en asegurar a los titulares las habilidades para beneficiarse de la explotación de los derechos en nuevas formas de negocios y proteje los intereses de “los países exportadores” (argumento en contra de las justificaciones de Planeación en el documento Conpes recientemente aprobado) y menciona que las Cortes han equivocado los requisitos de la evaluación que contiene la regla y como resultado la aplican en forma equivocada…

Habrá que leer con calma el documento pues creo que puede ser un importante espladarazo para la Corte y la forma como interpretó y aplicó en el caso concreto la regla de los tres pasos, un caso que así aparece como ejemplo de una forma “balanceada” de aplicar la regla y en consecuencia es un precedente válido e interesante (apoyado por una doctrina de mucho peso considerando los signatarios) para otros casos similares.

Published by carobotero on 17 jul 2008

equinoXio: Documento Conpes de Propiedad Intelectual fue aprobado

Escribía la entrada que sigue en este blog y me percaté de lo que sucedió esta semana en Colombia… se los cuento en equinoXio:

Aprobado el Documento CONPES 3533 (Propiedad Intelectual)

El pasado 14 de julio el documento “Bases de un Plan de Acción para la Adecuación del Sistema de Propiedad Intelectual a la Competitividad y Productividad Nacional 2008 – 2010” fue presentado al CONPES, fue aprobado y es finalmente un documento público que podemos analizar libremente. Propongo que movamos a otros sectores de la sociedad para diseñar políticas públicas “para la creatividad, la innovación, la apropiación de conocimiento por la sociedad, para favorecer la educación, para promover procesos culturales colectivos, para propiciar nuevas formas de acceso a medicamentos, para… “ (leer en equinoXio)

Published by carobotero on 17 jul 2008

UE: Ampliar plazo de Derecho de Autor / Ompi: fortalecimiento dominio público, software libre y licencias abiertas

Las discusiones en relación con Derecho de Autor en el ámbito internacional no dejan de moverse y lo hacen incluso entre extremos.

Unión Europea: la noticia de ayer fue la propuesta adoptada por la Comisión esta semana en la que se esta institución acoge la extensión del término de protección para intérpretes y fonogramas a 95 años (acá el comunicado de prensa) siguiendo la ruta que ya comente en Inglaterra. Los documentos explican los beneficios de esta decisión y menciona que el equilibrio corre por cuenta de la diferencia que se hace entre las producciones comerciales y las no comerciales, solo las primeras obtienen esta protección, las segundas no tendrían esta protección.

Aparentemente esta propuesta no sólo amplia el plazo de protección sino que además crea un nuevo derecho puesto que amparados en la idea de que muchos géneros musicales se soportan en creaciones colaborativas vincula la composición musical con la letra e indica que la protección se contará a partir de la muerte del último de los autores, a pesar de que hasta ahora estas obras se han considerado independientes una de otra.

Organización Mundial de la Propiedad Intelectual

Durante las sesiones de esta semana se pronunció la OMPI sobre algunos aspectos de las 45 recomendaciones efectuadas dentro de la Agenda para el Desarrollo y menciono especialmente las relacionadas con las recomendaciones 20 y 23 que precisamente fueron objetadas en su momento por el gobierno colombiano.

En relación con la recomendación 20, que propone el fortalecimiento del dominio público, en los blogs de KEI se menciona que se estableció:
1. elaborar un estudio sobre las malas prácticas en relación con la indebida apropiación a través de signos distintivos de elementos en el dominio público y formas para evitar tales prácticas.
2. iniciar actividades para promover la comprensión de problemas derivados del derecho de autor y conexos que se relacionan con la identificación de material en el dominio público (por ejemplo “obras huérfanas” de las que ya hemos hablado y otro ejemplo que mencionan y me llama la atención: el papel de los motores de búsqueda… interesante)
3. Si lo solicitan los países miembros se discutirán temas relacionados con la protección del dominio público, como definir lo que se entiende por “estado del arte” para evitar el cerramiento del dominio público (este problema está identificado en forma concreta en temas de Conocimiento Tradicional).
4. Crear herramientas prácticas para asegurar que el Conocimiento Tradicional y los Recursos Genéticos no sean objeto de concesión de patentes ilegítimas.

Ahora bien, respecto de las recomendación 23, que se relaciona con la promoción de formas de licenciamiento pro-competencia especialmente con el fin de apoyar la creatividad, innovación y la transferencia de la tecnología a los países interesados (especialmente los menos desarrollados). En esta recomendación se soporta la mención expresa para la promoción de nuevas formas de licenciamiento especialmente Software Libre y de Código Abierto y Creative Commons,

El Blog de KEI menciona sobre este tema en concreto lo que se dijo de esta manera: Se propuso continuar con las actividades para concientizar sobre las nuevas aproximaciones al licenciamiento en Derecho de Autor, por ejemplo Creative Commons y Software Libre en las que el objeto de protección por vía del derecho de autor se distribuye libremente o con muy pocas restricciones. En 2007, la OMPI inciió una serie de encuentros regionales sobre las tendencias, temas y perspectivas relacionadas con Propiedad Intelectual y Software que continuarán durante 2008.

Esta situación en general desmonta uno de los principales argumentos del gobierno colombiano, especialmente de la Dirección Nacional de Derecho de Autor, para negarse a incluir o mencionar estas nuevas tendencias en sus documentos oficiales (como el proyecto de documento Conpes ya antes discutido)

Unas son de cal y otras son de arena…

Published by carobotero on 12 jul 2008

G8 da la razón al gobierno colombiano: la mejor estrategia en Propiedad Intelectual es “protección”

La lógica detrás del Documento Conpes que estaba tramitando el Departamento Nacional de Planeación con algunos organismos estatales (especialmente la Dirección Nacional de Derechos de Autor) se sustentaba en la idea de que la “protección” de la propiedad intelectual es eje central en el desarrollo de un país y garantiza ingresos en su balanza exterior. De acuerdo con el análisis de IPKat, todo indica que durante el último encuentro del G8 (nacionesl más desarrolladas) esa lógica fue la que permitió los primeros acuerdos, la propiedad intelectual es tan buena que se debe promover un mayor nivel de protección.

De acuerdo con el análisis de IPKat del reporte de la reunión, el G8 ha ratificado su compromiso con fortalecer la eficiencia del sistema de propiedad intelectual y para ello se han comprometido a:
1. Avanzar con iniciativas de antipiratería y de medidas para evitar las falsificaciones
2. Facilitar un sistema eficiente de propiedad intelectual para favorecer el desarrollo económico (incluye esquemas de armonización de normas de patentes)
3. Promocionar los beneficios del régimen de propiedad intelectual como herramienta económica y de innovación
4. Aumentar la cooperación con economías en desarrollo a través del Proceso Hellingendamn

Por un lado comparto con IPKat que un espaldarazo al sistema de propiedad intelectual que no tenga en cuenta las otras caras de la moneda (usuarios, competidores, acceso, etc.) suena sospechoso, pero más allá si lo que se está haciendo es ratificando una ruta ya definida pues todo indica que Colombia se ha tragado efectivamente el cuento completo sin siquiera analizar sus diferencias como país y sociedad con aquellos que forman el G8, poniéndose del lado de las posiciones oficiales de esos países (los del G8) y alejándose de las de países con intereses más cercanos a los nuestros, países en desarrollo.

Me parece a mí que para un correcto análisis de esto se debe al menos mantener una posición crítica del tema y hacerse algunas preguntas antes de repetir la cartilla a raja tabla. No estaría de más que el gobierno colombiano analizara también otras posiciones que se atreven a decir que el sistema de propiedad intelectual frena la ciencia y la innovación. Si no lo quieren oir de los análisis que realizan países y grupos de países similares a Colombia, si no quieren pensar en la necesidad de buscar un sistema de propiedad intelectual equilibrado que considere los diversos puntos de la balanza y no solo el “autor”, podrían revisar los argumentos que provienen también del norte, respaldados por premios nobel como Joseph Stiglitz y John Sulston, que lo hacen desde su contexto de ciudadanos del primer mundo.

Pero, definitivamente de esta reunión y tema (reunión G8 y Propiedad Intelectual) el tema que más atención ha despertado ha sido el Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA) que el grupo se propone firmar durante el encuentro. El acuerdo establecería que las aduanas en la frontera de cada país podría tener facultades para buscar infracciones a las normas de propiedad intelectual. El temor está relacionado con la posibilidad de que estas entidades estatales puedan acceder a dispositivos personales como computadores y MP3 para identificar descargas p2p ilegales, por lo que se ha empezado a hablar que estas medidas implican violación al derecho a la intimidad.

Habrá que seguir la pista a todo esto.

Next »