Everyday we are more saying #SharingIsNotACrime

Hi again to everybody,

At the end of June I was in Bogotá in order to be in the hearing in which I’d present evidence supporting my innocence. This, as a part of the criminal process against me for copyright infringement and related rights. The hearing was deferred as a result of my lawyers’ request. Why?

Because just a few days before the hearing, a group of expert lawyers on criminal procedures joined the defense team. Thus, it was necessary to have more time for the whole team to catch up on my case. The judge approved the request and scheduled the hearing for October 14 and 15, 2015.

The process is moving slowly. In spite of that and the postponement of the hearing of June 30, the supporting voices that have joined me during the process were reactivated. Open Access Button published in their blog an invitation to keep signing the Worldwide Declaration for Open Access promoted by the Electronic Frontier Foundation, Creative Commons and Internet Archive. Now there are more than 6700 supporters.

I want to thank all of you who have followed the case and have reactivated your networks to spread the invitation and articles that some media have published during the past month. Thanks for understanding that the postponement was necessary to strengthen my defense arguments and to prove my innocence.

Even though this hasn’t been an easy process, I’ve been surrounded by the support of people around the world who also believe that sharing is not a crime and that open access must be the rule, no the exception, for the circulation of scientific knowledge.

Let’s keep saying #SharingIsNotaCrime

Cada vez somos más diciendo #CompartirNoEsDelito

Julio 14 de 2015

Saludo de nuevo a todos,

A finales del mes de junio, estuve en Bogotá para la audiencia en la que se presentarían las pruebas de mi inocencia, dentro del proceso penal que se adelanta en mi contra por violación a los derechos patrimoniales de autor y derechos conexos. La audiencia fue aplazada por solicitud de los abogados que me han estado apoyando. ¿Por qué?

Porque pocos días antes de la audiencia, se sumó al equipo de la defensa un grupo de abogados especialistas en procesal penal. Por lo tanto, se determinó que era necesario contar con más tiempo para que ellos estuvieran completamente apropiados del tema. La juez aprobó esta petición y agendó la audiencia para el 14 y 15 de octubre de 2015.

Aunque el proceso penal avanza lentamente, y la audiencia programada para el 30 de junio fue aplazada, las voces de apoyo que me han acompañado durante todo este proceso se reactivaron. Open Access Button publicó en su blog una invitación a seguir firmando la Declaración mundial por el Acceso Abierto impulsada por la Electronic Frontier Foundation, Creative Commons, Internet Archive, entre otros, y a la que se han sumado más de 6700 personas.

Quiero agradecer a todos los que han seguido el caso y que reactivaron sus redes para hacer eco de esta invitación y de los artículos que algunos medios publicaron el mes pasado. Gracias por entender que el aplazamiento era necesario para fortalecer los argumentos de mi defensa y probar mi inocencia.

Aunque no ha sido un proceso fácil, he contado con el apoyo de mucha gente alrededor del mundo que también cree que compartir no puede ser un delito y que el acceso abierto debe ser la regla y no la excepción para la circulación del conocimiento científico.

Sigamos diciendo #CompartirNoEsDelito.

¿Quieres apoyarme? ¡Firma la declaración de apoyo mundial al Acceso Abierto!

La semana pasada publiqué una carta para contarles qué ha pasado con el proceso que enfrento en Colombia. La carta, fue recibida por miles de estudiantes, investigadores y activistas, que reactivaron una campaña en torno a mi caso, y a través de la cual estamos promoviendo una declaración de apoyo mundial al Acceso Abierto, firmada por más de 9000 personas.

diegogomez_es copia

 

Si crees que casos como el mío deben ser obsoletos, la opción que tenemos es fortalecer el     Acceso Abierto. Así tendremos más publicaciones científicas disponibles en la red, de forma gratuita, a texto completo y bajo una licencia que permita usos fundamentales para el progreso científico.

¿Quieres apoyarme? ¡Firma la declaración! 

 

On the verge of the trial, let’s say #SharingIsNotACrime

Costa Rica, June 2015

In July 2014 I wanted to bring attention upon the case I was facing. A year has passed and because of your support, there are more of us who think that sharing can’t be considered a crime in Colombia, nor anywhere else in the world. In this time, the support received from different people and organizations has opened the debate about how the lack of balance in copyright laws may affect anybody, and thus is a matter that concerns everybody.

Thanks for helping me telling what’s going on

My case has had an important media coverage which has been broader than expected. My case has been documented by media such as Newsweek and The Guardian. In Colombia it was covered byCaracol, BluRadio, El Espectador, Semana, Enter.co and Las 2 orillas. They made all those interviews and opinion editorials because of the lack of precedents in prosecuting someone who shared knowledge through Internet not for money but for the sake of knowledge itself. This coverage has been interesting since it allowed to reflect on how current laws ignore the transformations the Internet as a tool for creation, production and distribution of knowledge has caused.

Several organizations around the world such as Fundación Karisma from Colombia, the Electronic Frontier Foundation (EFF) form United States, Creative Commons, Internet Archive, Knowledge Ecology International, Open Access Button, Derechos Digitales, Open Coalition, Open Knowledge, The Right to Research Coalition, Open Media, Fight for the Future, USENIX, Public Knowledge and Web we Want, have brought attention upon my case through campaigns, reports and all kind of efforts supporting the importance of access to knowledge and talking about the particular characteristics of scientific knowledge and its purpose for society. Those campaigns are CompartirNoEsdelito, YoComparto y“Unámonos para promover el acceso abierto en todo el mundo” [Let’s unite to promote open access around the world] to which many of you have joined.

My case was also one of the discussion topics in OpenCon, an event for students, new researchers and scholars. I also presented it in workshops and discussion forums such as the one opened byUniversidad del Quindío, my alma mater, an institution that has supported me through its Virtualization Unit and the show Radio Mutantes of UFM stereo.

Recently, one of the supporting organizations, the Electronic Frontier Foundation, published the Special Report 404 in which they analyze my case, amongst others, in light of the pressure exerted to countries like Colombia by the Special Report 301 prepared by USTR of United States. EFF’s Report shows that while Report 301 seeks to reinforce legal systems in favor of copyright holders, cases like mine proves the need of greater balance in favor of public interest.

I am grateful to all of you for the time you have spent sharing the messages of the campaigns through social networks but also talking about my case with family and friends, because it shows that there are lots of people like us who believe that a society may use a disruptive technology like Internet in benefit of education, access to science and culture; that sharing is not a crime and that it cannot be considered a crime against authors.

What about the criminal process?

Because many people showed interest in knowing the state criminal process against me, I want to tell you that this process is slow and not much has happened since the last preparatory hearing in which the prosecutor announced the materials they want to introduce as evidence into the process.

That trial was scheduled for November of 2014 but it was cancelled because of the judiciary strike. I am currently living in Costa Rica because I’m finishing my master’s degree on Wildlife conservation and soon I’ll be presenting my defense of the corresponding thesis. Given that I am about to return to Colombia and the new date for the trial was fixed to April of 2015, the Judge accepted my lawyer’s request for a postponement, so the trial will be held in June 30 of 2015, and I will be present.

During the trial we will introduce evidence and documents that support my innocence. I hope that the judiciary system understand that I used the document for academic purposes and my actions were never motivated by money. I trust the judiciary system and I know my case still can resort to many legal recourses, I’ll keep you informed.

Again, I’d like to say thanks to all of you for the support you have offered me and to tell you that today, more than ever, I’m convinced that “if open access was the default, cases like mine were obsolete”. I want to invite you to keep supporting initiatives in favor of open access to avoid bringing the risk of punishment upon researchers and scholars that share knowledge in the digital age.

Thanks for believing in CompartirNoEsDelito (Sharing Is Not A Crime)

Diego A. Gomez Hoyos

A pocos días de que se reactive el juicio, volvamos a decir juntos #CompartirNoEsDelito

Costa Rica, Junio de 2015

En julio de 2014, quise dar a conocer el caso que estaba enfrentando. Ha corrido casi un año y gracias al apoyo que he recibido de ustedes, cada vez somos más los que pensamos que compartir no puede ser un delito en Colombia, ni en ninguna parte del mundo. En este tiempo, recibir el apoyo de diferentes personas y organizaciones ha permitido abrir el debate sobre cómo el desequilibrio de las leyes de derecho de autor puede afectar a cualquiera y por eso nos importa a todos.

Gracias por ayudarme a contar lo que está pasando

Mi caso ha tenido un importante cubrimiento por los medios de comunicación, mucho más del que imaginé. A nivel internacional, lo documentaron medios como Newsweek y The Guardian, y en Colombia, Caracol, BluRadio, El Espectador, Semana, Enter.coLas 2 orillas, entre otros, dedicaron entrevistas y columnas de opinión, debido a los pocos precedentes que existen de procesos penales por compartir conocimiento en Internet, sin ánimo de lucro. Este cubrimiento ha sido interesante pues ha permitido reflexionar sobre cómo las leyes desconocen las transformaciones que ha generado Internet como herramienta para la creación, producción y distribución de conocimiento.

Diferentes organizaciones en el mundo, entre ellos la Fundación Karisma de Colombia, así como la Electronic Frontier Foundation (EFF) de EEUU, Creative Commons, Internet Archive, Knowledge Ecology International, Open Access Button, Derechos Digitales, Open Coalition, Open Knowledge, The Right to Research Coalition, Open Media, Fight for the Future, USENIX, Public Knowledge, Web we Want, han visibilizado mi caso a través de campañas, actividades e informes alrededor del mundo, haciendo un llamado sobre la importancia del acceso al conocimiento y sobre las particularidades del conocimiento científico y su propósito para la sociedad. Estas campañas son CompartirNoEsdelito, YoComparto y “Unámonos para promover el acceso abierto en todo el mundo” a las que muchos de ustedes ya se han unido. Fue además, uno de los temas de discusión en la OpenCon un evento para estudiantes, nuevos investigadores y académicos, y yo mismo lo he presentado en Talleres y Foros de discusión, como el que abrió la Universidad del Quindío, mi alma máter, que me ha apoyado a través de su Unidad de Virtualización y el programa Radio Mutantes de la UFM estéreo.

Recientemente, una de estas organizaciones que me ha apoyado, la Electronic Frontier Foundation, publicó el Informe Especial 404, en donde se analiza, entre otros, mi caso a la luz de la presión que ejerce el Informe Especial 301 de la USTR (Oficina de Comercio del Gobierno de EE.UU) a países como Colombia. El informe de EFF muestra que mientras el 301 busca reforzar los sistemas legales en favor de los titulares, hay casos como el mío, que prueban que si se necesita algo es un equilibrio a favor del interés público en este sistema jurídico.

Nuevamente les agradezco el tiempo que han dedicado a compartir los mensajes de las campañas en redes sociales, pero también por contarle a sus amigos y familiares sobre mi caso, pues demuestra que somos muchos los que creemos que una sociedad que dispone de una tecnología disruptiva como Internet, puede usarla en beneficio de la educación, el acceso a la ciencia y la cultura; que compartir no es delito y que no puede ser visto como un crimen contra los autores.

¿Cómo va el proceso?

Debido al interés que han manifestado algunas personas en conocer en qué va el caso quiero contarles que el proceso es lento y no ha pasado mucho desde la última audiencia preparatoria, en la que se enunciaron las pruebas que se pretenden hacer valer en el juicio. La audiencia para presentar esas pruebas fue anunciada, primero, para noviembre de 2014. Esa audiencia no tuvo lugar debido al paro del sector judicial en Colombia, de modo que se reprogramó para el día 10 de abril de 2015. Dado que esa fecha era cercana a mi regreso a Colombia (en la actualidad estoy en Costa Rica terminando mis estudios de maestría en Conservación de vida silvestre y pronto defenderé mi tesis), mi abogado solicitó un aplazamiento para facilitar que yo esté presente. La petición fue atendida por el juez, lo que me permitirá estar presente en esa audiencia que fue reprogramada para el día 30 de junio de 2015, fecha en la que estaré de regreso en Colombia y me presentaré al juzgado.

En la audiencia presentaremos las pruebas y documentos  que prueban mi inocencia. Espero que la justicia entienda que mi uso del documento fue académico y que nunca he tenido un ánimo de lucro.  Confío en la justicia y todavía se tiene muchos recursos legales en mi caso. Les mantendré informados.

Nuevamente, aprovecho este mensaje para agradecerles el apoyo que me han brindado y para decirles que ahora, más que nunca, estoy convencido de que “si el acceso abierto fuera la opción predeterminada para publicar la producción académica, casos como el mío serían obsoletos”. Los invito a seguir apoyando iniciativas que promueven el acceso abierto para evitar que los investigadores y académicos, se arriesguen a penas severas por compartir conocimiento en la era digital.

Gracias por creer que #CompartirNoEsDelito

Diego A. Gómez Hoyos.

 

From the situation I face, I highlight the support I have received from so many people in Colombia and worldwide.

October 14th, 2014

The use of FLOSS was my first approach to the open source world. Many times I could not access ecological or statistical software, nor geographical information systems, despite my active interest in using them to make my first steps in research and conservation. As a student, it was impossible for me to cover the costs of the main commercial tools. Today, I value access to free software such as The R project and QGis project, which keep us away from proprietary software when one does not have the budget for researching.

But it was definitely since facing a criminal prosecution for sharing information on the Internet for academic purposes, for ignoring the rigidity of copyright law, that my commitment to support initiatives promoting open access and to learn more about ethical, political, and economic foundations has been strengthened.

I am beginning my career with the conviction that access to knowledge is a global right. The first articles I have published in journals have been under Creative Commons licenses. I use free or open software for analyzing. I also do my job from a social perspective as part of my commitment and as retribution for having access to public education in both Colombia and Costa Rica.

From the situation I face, I highlight the support I have received from so many people in Colombia and worldwide. Particularly, I thank the valuable support of institutions working for our freedom in the digital world. Among them I would like to acknowledge those institutions that have joined the campaign called “Let’s stand together to promote open access worldwide”: EFF, Fundación Karisma, Creative Commons, Internet Archive, Knowledge Ecology International, Open Access Button, Derechos Digitales, Open Coalition, Open Knowledge, The Right to Research Coalition, Open Media, Fight for the Future, USENIX, Public Knowledge and all individuals that have supported the campaign.

If open access was the default choice for publishing scientific research results, the impact of these results would increase and cases like mine would not exist. There would be no doubt that the right thing is to circulate this knowledge, so that it should serve everyone.

Thank you all for your support.
Diego A. Gómez Hoyos

De la situación que enfrento rescato el apoyo que he recibido de tantas personas en Colombia y en el mundo.

Octubre 20 de 2014

Mis primeros acercamientos al mundo de lo abierto fue con el uso de software abierto. Muchas veces no pude acceder a software de estadística, de ecología, ni de sistemas de información geográfica, a pesar de mi interés activo en utilizarlos para dar mis primeros pasos en investigación y conservación pues, como estudiante, no era posible cubrir los costos de las principales herramientas comerciales. Hoy en día, valoro el acceso a software libre como el proyecto R y el proyecto QGis, que nos aleja de la ilegalidad que nos impone el software privativo cuando no contamos con presupuesto para hacer investigación.

Pero, definitivamente, fue el enfrentar un proceso penal por compartir información en
internet con fines académicos, por desconocer la rigurosidad de los derechos de autor, que se ha reforzado mi compromiso de apoyar las iniciativas que promueven el acceso abierto y de conocer más a fondo sus fundamentos éticos, políticos y económicos.

Estoy comenzando mi carrera con el convencimiento de que el acceso al conocimiento es un derecho global. Mis primeras publicaciones las he realizado en revistas que publican con licencias creative commons. Para los análisis uso software libre o abierto y hago trabajos de extensión social como parte del compromiso y retribución de haber accedido a la educación pública en Colombia y Costa Rica.

De la situación que enfrento rescato el apoyo que he recibido de tantas personas en Colombia y en el mundo. En forma especial quiero agradecer el valioso apoyo de instituciones que trabajan por nuestra libertad en el mundo digital. Entre ellas quiero hacer un reconocimiento a las instituciones que se han unido a la campaña “Unámonos para promover el acceso abierto en todo el mundo”: EFF, Fundación KarismaCreative Commons, Internet ArchiveKnowledge Ecology InternationalOpen Access ButtonDerechos DigitalesOpen CoalitionOpen KnowledgeThe Right to Research Coalition, Open MediaFight for the FutureUSENIXPublic Knowledge y todos las personas que se han animado a apoyar la campaña.

Si el acceso abierto fuera la opción predeterminada para la publicación de los resultados de la investigación científica, no solo incrementaríamos el impacto de estos resultados, sino también conseguiríamos que casos como el mio no existieran. No habría duda que lo correcto es circular este conocimiento que debería servir a todos.

Gracias a todos por su apoyo.
Diego A. Gómez Hoyos

Unámonos para promover el acceso abierto

diego_sqSi por defecto usáramos acceso abierto en la investigación académica, casos como el de Diego se convertirían en obsoletos.

Así la investigación académica sería de libre acceso y estaría disponible bajo licencias abiertas que permitan, legalmente, el tipo de intercambio crucial para permitir el progreso científico. Cuando la investigación se comparte libre y abiertamente todos nos beneficiamos.

Regístrate a continuación para expresar tu apoyo al acceso abierto para publicaciones científicas y académicas, así investigadores como Diego no se arriesgan a penas severas por ayudar a que colegas accedan a la investigación que necesitan.

Hasta ahora más de tres mil personas se han unido ¿Te unes? Firma aquí.

petición Diego

+Este texto es  una traducción al español de la campaña Let’s stand together to promote open access worlwide.

Screen Shot 2014-09-29 at 11.52.24 AM

En Armenia y Bogotá terminamos el Ciclo Nacional de Licenciatones

En apoyo al caso de Diego, hemos tenido 3 licenciatones en todo el país, que se han convertido en espacios de debate muy interesantes sobre el equilibrio que debe existir entre los Derechos de Autor y otros derechos como el acceso al conocimiento en Colombia.

Estuvimos en Medellín, Popayán, Cali y ahora nos esperan Armenia y Bogotá!

La  Licenciatón  es  una  jornada  de  sensibilización,  aprendizaje  y  práctica, sobre el licenciamiento abierto y su relación con la cultura libre. Un encuentro para analizar la importancia de compartir en el mundo digital a la luz de la tendencia restrictiva de las leyes de derecho de autor, y para despejar la nube de preguntas que se arma sobre nuestras cabezas cuando nos hablan de estas leyes.

¡Hablemos de compartir conocimiento!

Durante la licenciatón los amigos de Creative Commons Colombia y algunos colectivos asociados, explicarán cómo elegir la licencia Creative Commons que se acomode a los permisos que quieres dar sobre tus creaciones artísticas, trabajos académicos o todo tipo obras creativas, mientras resolvemos dudas en una mesa de radio en vivo.

Trae tu obra digital y dispositivo móvil:

  • + Textos
  • + Fotografías
  • + Trabajos académicos
  • +​ Audios​
  • + Cortometrajes
  • + Blogs
  • + Canciones y mezclas

Este ciclo de licenciatones se realiza con la ayuda  de la Organización Web We Want, como un apoyo a todos los que seguimos diciendo #CompartirNoEsDelito.

¡Ven a la Licenciatón, adopta una licencia CC y libera tus contenidos!

En Armenia:

afiche_licenciaton_armenia

  • Fecha: Jueves, 25 de septiembre
  • Hora: 2:30 PM
  • Lugar: Auditorio Euclides Jaramillo Arango. Universidad del Quindío
  • Entrada Libre
  • Previa inscripción aquí
  • Invitan: Universidad del Quindío,  Unidad de Virtualización Universidad del Quindío, Fundación Una sola palabra.
  • Contacto:

En Bogotá:

La Licenciatón Bogotá, hará parte de la Celebración de Internet, un evento organizado por la Fundación Karisma y Radio Pachone, en el marco del Festival de Cine Creative Commons Bogotá.

afiche_vertical

En todas las ciudades las licenciatones son de entrada libre. Los esperamos para seguir diciendo #CompartirNoEsDelito.

Derechos Humanos y Delitos contra la Propiedad Intelectual

Alberto J. Cerda Silva es profesor asistente de derecho informático en la Universidad de Chile. Es LL.M. en “International Legal Studies” de la Universidad de Georgetown . Actualmente adelanta estudios doctorales en esta última con una disertación que explora la relación entre derechos humanos y la regulación de Internet en América Latina.  Le hemos pedido que mire el caso de Diego desde su óptica y nos remitió este análisis que compartimos con ustedes. 

Diego Gómez es un joven biólogo colombiano, quien arriesga de cuatro a ocho años de cárcel por cargos criminales relativos a la infracción a la propiedad intelectual. Los hechos de la acusación criminal se hacen consistir en que Diego subió a un sitio de Internet una tesis de maestría, sin contar con autorización de su autor. Hasta antes de ser notificado de la acusación, Diego desconocía que su acción constituyese un delito. Tras la notificación, bajó la mencionada tesis. El infractor no actuó movido por fines de lucro ni afán comercial, aunque si inconsciente de la ilicitud. No existe evidencia de que el titular haya experimentado significativos perjuicios atribuibles al accionar de Diego, otro que la eventual difusión de su obra, algo a lo que, por lo demás, aspira la mayor parte de los miembros de la comunidad científica.

El caso tiene múltiples ribetes legales, de política pública, y de política criminal, entre otros. Tales como determinar los límites a la protección de la propiedad intelectual, el ámbito de medidas de interés público susceptibles de implementarse con las restricciones de dicha propiedad, e inclusive la necesidad emplear recursos públicos en la protección de intereses esencialmente privados. Desde una perspectiva legal, el caso puede ser abordado como un asunto de derecho interno, respecto del cual no soy voz autorizada. Sin embargo, el caso también puede ser puesto en el contexto del derecho internacional. Desde esta última perspectiva, sin temor a equivocarme, este caso en particular nos sugiere que la persecución penal de los infractores de la propiedad intelectual suscita cuestionamientos en cuanto al respeto a tratados internacionales sobre derechos humanos de que Colombia es parte.

Los tratados internacionales de comercio de que Colombia es parte exigen adoptar medidas penales en contra de la infracción dolosa de derechos de autor a escala comercial. De las varias exigencias para sancionar criminalmente a un infractor, me permito detener en dos de ellas: la intencionalidad y el perjuicio. Ambas son relevantes no sólo para el derecho internacional del comercio, sino también para el derecho internacional de los derechos humanos, en especial sobre los derechos fundamentales que se garantizan a toda persona frente a la persecución penal en un estado democrático de derecho.

El derecho internacional del comercio no exige sancionar toda infracción, sino sólo aquellas infracciones dolosas. Una infracción resultante de la negligencia, el mero desconocimiento o la ignorancia, como parece ser el caso en examen, no es suficiente para justificar la adopción de las medidas más drásticas previstas en el ordenamiento jurídico: la sanción criminal. Esto no obsta, por supuesto, a otras medidas legales, pero menos drásticas. La exigencia de dolo se entronca con la presunción de inocencia, un derecho humano que garantiza que toda persona se presume inocente hasta que se pruebe lo contrario. En este caso, no es el acusado quien debe probar su inocencia. Al contrario, la parte acusadora es quien debe probar que se cometió una infracción y, además, que dicho acto fue doloso, esto es, cometido deliberadamente y no por simple negligencia, error, o ignorancia.

El derecho internacional del comercio no exige sancionar toda infracción cualquiera sea el monto de su perjuicio, sino sólo aquellas infracciones significativamente dañinas, aquellas que constituyen piratería de escala comercial. Una infracción sin daños significativos, como en principio parece ser el caso, no debe ser relevante para el derecho penal. Esto es sin perjuicio de otras medidas legales más proporcionales. Esta exigencia de un daño significativo se entronca con la exigencia del derecho internacional de los derechos humanos de que toda medida que priva o restringe derechos fundamentales debe ser proporcional. En este caso, privar de su libertad a  alguien, con penas de cuatro a ocho años de prisión, por cometer una infracción que causó un perjuicio menor es desproporcionado. Es desproporcionado considerando las penas que se imponen a delitos mucho más graves dentro del país, así como considerando las sanciones menos drásticas que se imponen internacionalmente a este tipo de conductas. Dicha desproporcionalidad, en abstracto, implica una violación a tratados internacionales en materia de derechos humanos de que Colombia es parte.

En suma, el procesamiento criminal de Diego Gómez por poner disponible en Internet una obra, sin afán comercial, nos plantea diversas interrogantes. Entre ellas, me atrevo a destacar el excesivo celo con que Colombia protege la propiedad intelectual, no sólo cumpliendo ampliamente con sus obligaciones asumidas en tratados internacionales de comercio, sino aún poniendo en riesgo derechos previstos en tratados sobre derechos humanos de que es parte. Hoy, toca a los tribunales de dicho país resolver la tensión entre proteger la propiedad intelectual y evitar que se concrete una violación a los derechos humanos de quien enfrenta una acusación criminal.