Mi historia

diego_2

Siendo estudiante de biología en Colombia, compartí en internet un documento académico. Esta acción, que hice con la intención de compartir el conocimiento científico, tuvo como consecuencia un proceso penal en mi contra. Por lo desproporcionado de esta medida, mi caso se ha convertido en un ícono para la defensa del acceso abierto al conocimiento en todo el mundo.

El pasado 24 de mayo de 2017, una juez de Bogotá, dictó sentencia en primera instancia y falló a mi favor, absolviéndome de los cargos que se me imputaban. Sin embargo, el denunciante apeló la decisión y el proceso continúa en un nuevo tribunal, manteniendo vigente la posibilidad de pagar de 4 a 8 años de cárcel por compartir conocimiento.

A continuación comparto la carta que escribí en el 2014, cuando tomé la decisión de hacer de mi caso particular un hecho público. Desde entonces y hoy más que nunca estoy convencido de que #CompartirNoEsDelito.

***

Costa Rica, julio de 2014

Mi nombre es Diego Gómez y con 26 años he definido que mi gran pasión en la vida es la conservación de la biodiversidad. Disfrutando de esta pasión he alcanzado el grado de biólogo en la Universidad del Quindío.

Actualmente, estudio una maestría en Conservación y Manejo de Vida Silvestre en Costa Rica, y he trabajado en varios proyectos de investigación y conservación de anfibios colombianos en peligro de extinción con ONG´s locales, nacionales y extranjeras. Este camino apenas comienza, y a pesar del apoyo de muchas instituciones, profesores e investigadores, no ha sido del todo fácil. Lo que he alcanzado hasta el momento se lo atribuyo a los méritos de trabajar como voluntario por la conservación, y a la persistencia de querer y lograr hacer investigación desde la provincia, lejos de los grandes centros académicos en Bogotá y las principales ciudades del país.

Estudiar ciencias (incluyendo las ciencias biológicas) desde la provincia representa un nivel de dificultad mayor, principalmente porque las bibliotecas y hemerotecas son pequeñas y no cuentan con los recursos para pagar los miles de dólares que representa el acceso tanto a libros especializados como a las más importantes bases de datos bibliográficas del mundo; situación que limita el derecho al acceso al conocimiento de los estudiantes, investigadores y docentes que se encuentran en estas regiones. Eso sin contar que los museos o colecciones biológicas son bastante escasos, a lo que se suma el hecho de que muchos de los profesores universitarios no han alcanzado los grados de doctorado que esperan sus estudiantes.

A pesar de estas restricciones, aprendí sobre el estudio de los anfibios de Colombia de manera autodidacta y con asesoría de algunos profesores de otras universidades, porque en ese momento no existían herpetólogos (quienes estudian los anfibios y reptiles) que enseñaran en la Universidad del Quindío. Para acceder a museos de historia natural, ahorraba lo que no me gastaba en la universidad con el fin de realizar viajes a Bogotá donde están los museos y colecciones biológicas más grandes del país.  Le puse un paso adelante a estos impedimentos y con el tiempo fui adquiriendo libros que me regalaban familiares y profesores, copias de artículos científicos que sólo tienen los investigadores de anfibios más importantes del mundo en sus bibliotecas personales y junto con algunos compañeros y profesores interesados empezamos un grupo de estudio en anfibios y reptiles en mi universidad, soñando que en algún momento se convirtiera en un grupo de investigación.

Con el grupo de estudio activo la carencia de fondos para hacer investigación no fue obstáculo y hubo una participación importante de estudiantes que estaban iniciando biología. Para evitar que se desanimaran puse todo mi empeño en motivarlos con la experiencia que había adquirido. Primero realizando presentaciones magistrales, lo que facilitaba conocer aspectos básicos del estudio y la conservación de los anfibios para hacerle frente a la carencia de libros en la biblioteca. Luego de la realización de mi tesis y de trabajar como voluntario para uno de los programas de conservación más importantes en el mundo (Conservation Leadership Programme), así como de ser consultor para Wildlife Conservation Society, empecé a asesorar los estudios o investigaciones sobre anfibios de la región que los mismos integrantes del grupo proponían. También vinculé a algunos de los estudiantes en proyectos de conservación que realizaba de manera voluntaria en la región. Durante todo este proceso nos dimos cuenta de que por encima de la carencia de profesores especializados, museos y hasta la financiación de proyectos, uno de los mayores obstáculos para hacer conservación era acceder a la información de investigaciones básicas que se realizaban en Colombia: para conservar hay que conocer qué conservar, y lo que se quiere conservar se identifica con las investigaciones previas.

Internet fue uno de nuestros principales aliados en este apasionado proceso de búsqueda y estudio para hacer conservación. Esta herramienta disminuía la brecha entre nuestra posición de estudiantes y futuros investigadores de la universidad de provincia frente a las grandes universidades y centros de investigación en Bogotá y otras ciudades. A través de internet, solicitábamos y accedíamos a la información necesaria para plantear nuestros proyectos de investigación y conservación, para definir los objetos de conservación, para publicar nuestros resultados y contribuir a todos aquellos estudiantes o jóvenes investigadores que padecían de la misma brecha de las ciencias, esa brecha que parece continuar a pesar de haberse superado en apariencia el elitismo en estas disciplinas.

Internet, esa herramienta cada vez más útil en nuestras vidas y que nos facilita el acceso al conocimiento, fue el apoyo para dar unos pasos adelante en el camino de la investigación en conservación de la biodiversidad. Sin embargo, haber compartido conocimiento en internet, puso en riesgo la carrera profesional que estoy empezando a construir con un gran esfuerzo. Con la popularización de Internet, compartir conocimiento en la red se convirtió rápidamente en una práctica cotidiana entre los círculos académicos. Como era usual entre mis colegas, yo compartía con ellos documentos e información que consideraba pertinentes para nuestros intereses científicos. Asumiendo que compartía conocimiento como un acto de buena fe, de gratitud por todo el apoyo que había recibido de otros investigadores en Colombia y otros países, y haciéndolo de manera voluntaria, con fines académicos y sin ánimo de lucro, nunca imaginé que esta actividad pudiera considerarse como un delito.

Compartir no es un delito, seguramente para todos aquellos que no saben lo que me pasó compartir sigue siendo algo inherente a nuestras prácticas sociales y comunitarias, nunca lo asocian con un delito. En la academia en general, y en los temas tan especializados como en los que yo trabajo, lo importante es hacer una citación correcta, reconocer el trabajo de los investigadores indicando su nombre y año de publicación y, desde luego no atribuirse el trabajo de otro investigador, sino reconocerlo y valorarlo. Por eso, lo que hacemos usualmente es referenciar los hallazgos y hacerlos llegar a quien los necesita

Hace tres años, a través de un grupo de Facebook en el que participábamos interesados en el estudio de los anfibios y reptiles, conocí una tesis de maestría que era fundamental para identificar algunos anfibios que encontraba en las visitas de campo que realizaba a algunas áreas protegidas del país. Para acceder a esta información, era necesario viajar a Bogotá y consultar en la biblioteca, pero pensé que era algo que le interesaba a otros más allá del grupo así que lo compartí por Internet. Aunque no fui el primero ni el único (el documento se encontraba en varios sitios ya) por compartir conocimiento respetando la autoría de quien hizo la investigación, hoy su autor adelanta un proceso penal en mi contra por “violación de derechos patrimoniales de autor y derechos conexos”, me dicen que esto puede suponer de 4 a 8 años de cárcel para mí.

En unos meses mi vida ha cambiado, ahora estoy aprendiendo de audiencias, imputaciones, juicios y abogados, estoy muy preocupado y desconcertado. Sobre todo, me desconcierta que esta actividad que realicé con fines académicos pueda considerarse un delito, y me convierta en “delincuente”. Hoy resulta que lo que hacemos la gran mayoría de investigadores y conservacionistas del país, que nos hemos comprometido con difundir el conocimiento, nos hace delincuentes.

Hoy me sorprende que lo que es indispensable para las actividades de investigación y conservación (compartir conocimiento) pueda ser considerado un delito. Hoy me sorprende que la investigación y el conocimiento generado sobre historia natural, taxonomía, sistemática, ecología y otros campos de las ciencias biológicas, que por regla general no obedecen a la lógica del mercado, sean considerados análogos a un software o a una obra artística para explotación comercial; que pasen de ser una pasión a un instrumento del mercado. Por su naturaleza puedo entender que para las editoriales las publicaciones académicas sean instrumentos de mercado, pero me sorprende que algunos investigadores en ciencias biológicas también consideren impertinente, y sobre todo ilegal, que otros difundan su trabajo sin buscar ánimo de lucro; el trabajo que varios compartimos en Internet y por el cual se me acusa, fue el resultado de un ciclo de estudios de postgrado en la más importante universidad pública de Colombia. Si no estoy equivocado, lo que nos interesa a los investigadores es la difusión de los aportes que hemos hecho a la ciencia, y si estos han sido generados desde una institución pública, con mayor razón.

Creo que mi caso no es único, sin embargo, es posible que termine en la cárcel aunque esté convencido de que “compartir no es delito”. No somos delincuentes por compartir conocimiento, por hacer investigación, por aportar con nuestro esfuerzo a la conservación de nuestra biodiversidad y al crecimiento de la ciencia en Colombia. ¿usted qué piensa?

Read my story (english)

66 pensamientos en “Mi historia

  1. Nili Betancur

    He quedado atónita con esta noticia…
    Me sorprende que alguien que está en el campo lleve a estancias legales y burocráticas una situación que lo único que pretendía era compartir información valiosa que le serviría a un grupo de apasionados y decididos a contribuir con el estudio en herpetología de Colombia.
    Totalmente de acuerdo contigo, compartir conocimiento NO ES UN DELITO…dime cómo puedo ayudar?

    Abrazos fuertes, y fuerza en cuerpo y alma para afrontar este triste y desgastante proceso.

    Responder
  2. Juan David Ospino

    Que triste ver historias como esta, “colegas” que ven la biología y la investigación como un negocio, el compartir conocimiento es el gesto de amor a la ciencia más grande que un investigador pueda hacer; estamos en contra de esta “prostitución” del conocimiento científico y la verdad me da verguenza un biologo investigador que levanta su mano encontra de un hermano… No a la “prostitución” y corrupción del conocimiento!

    Responder
  3. Vianny Plaza

    Es apenas ilógico pensar que estas cosas pasen, partiendo desde la idea que el conocimiento es para beneficio de todos y mas para la comunidad directa… pero a veces como investigadores pecamos un poco y sometemos nuestras investigaciones fuera del alcance de personas que de verdad les interesa (actores sociales, estudiantes, investigadores locales), exponiendo nuestra información a un público científico que no conocemos y que ni siquiera conoce los sitios y la diversidad que nosotros manejamos, sin embargo es también entendible que una investigación publicada en revistas de prestigio, indexadas e internacionales facilita que nuestra investigación sea citada y tenida en cuenta por otros como referentes bibliográficos, y eso es beneficio para la hoja de vida, pero en un afán de hacer hoja de vida no debemos olvidar que nuestra investigación proviene de los recursos que como país tenemos y que es apenas lógico que seamos nosotros “los locales” los que tengamos acceso a la información que se está generando en nuestro territorio, porque es la base para conservar y porque no hay conservación sin la comunidad pero no la de otro país que ni vive ni se beneficia a diario de nuestros recursos, sino la que la siente y los explota para obtener un beneficio que ayude a su calidad de vida y estoy totalmente de acuerdo como lo dice Diego “para conservar hay que conocer qué conservar, y lo que se quiere conservar se identifica con las investigaciones previas”… en mi opinión personal yo apoyo a este biólogo

    Vianny Plaza


    Bióloga, Universidad del Cauca

    Responder
  4. Miguel Laverde

    En primer lugar dejeme decirle que fui Director de la Camara Colombiana del Libro, hace unos años y por esa razon creo conocer la ley de derechos de autor y conexos, a mas de las normas que rigen a los paises que pertenecen a la OMPI (Organizacion mundial de propiedad intelectual) y por esta razon me atrevo a escribirle. Indudablemente es muy meritoria su labor de estudios e investigacion, pero eso no lo exime de responsabilidad. No olvide que la ignorancia de la ley no es excusa para violarla, ni lo esculpa de lo hecho, como es su caso, no obstante lo anterior, la pena privativa de la libertad que tiene la comision del delito de violacion al derecho de autor, es escarcelable y aun no he conocido el primer fallo condenatorio por ello. Es clara aqui su buena fe y eso bastaria para lograr una sentencia absolutoria, seguramente previa conciliacion con el propietario de los derechos patrimoniales y morales, que seguramente y si es un cientifico, comprendera y aceptara sus explicaciones, sinembargo, no dice ud si hubo un total plagio y no cito las fuentes respectivas, lo que lo pondria en una enojosa cituacion de copia.

    Los derechos de autor, son sagrados ya que se trata de bienes inmateriales, producidos por la inteligencia de sus autores que, sin lugar a dudas, como ud,han invertido esfuerzos, tiempo y dinero para dar a luz sus investigaciones y conocimientos y por eso mismo son protegidos por la ley. Seria muy triste que no se los reconocieran, tal y como sucede en paises de corte comunista.

    Ud mismo podria verse afectado por esa pirateria intelectual, como hoy se ven afectados miles de interpretes y compositores, que muchas veces mueren en total indigencia por que les robaron sus derechos.

    Le invito a reflexionar sobre ello y a si mismo a buscar un acuerdo con aquellos que se sienten lesionados. La nobleza de su trabajo lo obliga aun mas.

    Responder
    1. David

      Estimado señor

      Soy ignorante en cuanto a leyes extranjeras a mi pais se refiere, por eso no voy a juzgar si su posicion es correcta o no. Pero por lo que he entendido a nuestro colega es que el referenció, que no copió, en su propio estudio el artículo/publicación resultado de un postgrado en una universidad pública, lo que hace que: 1. El objetivo de este no sea el lucro sino la investigación con consecuencias meritorial para recibir una alta cualificación; 2. Compartir y facilitar esa documentación junto con el futuro trabajo de otros colegas a una ciencia para el avance de esta, ya que el estudio se hace en un entorno pagado por el pueblo; y 3. sea el resultado de el dinero que el estado ha invertido en su investigación, de modo que si hay lucro o patentes se reflejan en en estado y no en el autor.
      Además, que resulte referenciado en otros estudios eleva su posición, sea doctor o no, frente a otros académicos que puedan tener su misma cualificación, que no fama o representatividad.

      Desde mi punto de vista, ingeniero, en la Universidad Politécnica de Madrid, en España, los académicos acompañan a un doctorando o a un estudiante de postgrado en su camino a un objetivo, que suele ser un nuevo invento tecnico, y que, si hay suerte, repercute en beneficio de la Universidad y del propio nombre de los alumnos. Si esperamos que todo tenga un final lucrativo eliminemos pues los estudios publicos, porque no deseo pagar la formacion de un tio que va a usar mis impuestos para lucro propio. Entiende a donde quiero ir?
      Como autor entiendo que otro autor quiera exigir que la autoria de sus articulos se respete, pero ojo, que no hablamos de un articulo respecto a la patente de la fabricacion de un material o una nueva antena para los moviles, hablamos de un estudio para reconocer anfibios. ¿Es que ahora hay que pagar cuando le miro las patitas a un sapo o cuando intento ver si una salamandra tiene dientecitos o no?

      La demagogia en torno a la ciencia es lo que la esta hundiendo mundialmente para que solo las empresas saquen beneficio de ella y que los avances no sean en beneficio de la humanidad sino que controladamente beneficie a unos pocos.

      Responder
    2. diego alejandro gomez hoyos

      Señor, Miguel Laverde. Le agradezco haber comentado en este espacio, y dar su opinión para ampliar el conocimiento de todos. Me permito hacer un par de aclaraciones
      1. Con base en las prácticas de la comunidad científica se comparte el conocimiento que se descubre y efectivamente lo importante y valioso es hacer reconocimiento del autor y de la obra. De modo que fue exactamente lo que hice, no estamos en este caso hablando de un plagio ni copia, compartí un documento que creí importante para estudiosos sobre la conservación de anfibios en el país tal y como alguien me lo compartió a mi (con todos los créditos intactos, tal cual)
      2. Aunque para los autores pueda parecer un abuso lo cierto es que el conocimiento no tiene la misma naturaleza de los bienes materiales y en general en ciencia lo que se aprecia es la difusión, entre otras como un elemento necesario del desarrollo. A diferencia de lo que sucede en industrias del entretenimiento (y aun cuando pudiéramos discutirlo también allí) en ciencia (especialmente en resultados de investigación) no hay una relación directa entre las regalías por derecho de autor y las obras. Los ingresos suelen ir por otro lado (sueldos de los investigadores, incentivos, reconocimiento, becas de investigación…) no en el control de las obras que una vez públicas esperamos que circulen MUCHO y las use el que las necesita. Esto es especialmente cierto cuando la ciencia se hace con recursos públicos (como cuando se hace una tesis como resultado de un proceso educativo en una universidad pública) Por eso no es recomendable hacer las comparaciones que se deduce de su comentario.
      Si lo que se busca es proteger de la “piratería” a los autores que hacen su vida de la venta de sus obras (más allá de lo que cada uno piense de esa pelea) lo cierto es que se debe garantizar que la cárcel se reserve a quienes cometen esos delitos, porque el derecho penal debe ser el último recurso y no debe ser usado como mecanismo de amenaza contra la gente, contra cualquiera. 
      He intentado negociar razonablemente con el titular, pues no quería enfrentar cargos penales, y aunque no me cabe en la cabeza que una acción que hacemos muchos y que por la naturaleza del conocimiento que manejamos estoy convencido es correcta, sea delito, si como ud dice es fruto de mi error, pues, intenté proponer alguna fórmula para repararlo (en primer lugar retiré el archivo) y ofrecí una reparación, el titular no acepta esto y ha decidido mantener el pleito incluso dicho cosas que no repetiré acá. 
      No soy abogado pero no creo que sea correcto que mi acción termine en una condena incluso si (como usted dice) es excarcelable, el problema creo es la necesidad de abrir el debate para que si los usuarios aprendemos a no meternos con las obras de otros, los autores entiendan que su titularidad tiene límites en las necesidades de la sociedad como un todo, que el derecho de autor debe responder al acceso al conocimiento y debemos promover el acceso abierto para ampliar ese impacto. 
      Le aseguro que esto puede pasarle a cualquiera sobre todo si seguimos creyendo que los derechos de autor son sagrados sin pensar en que también están limitados por derechos humanos. Creo que la ley debe ser clara en separar lo que es delito de lo que no puede serlo, la solución no es volvernos a todos criminales, porque compartir no es delito.

      Responder
      1. Eloir Gallegos

        Pues que pena por el sujeto que levanto cargos en tu contra, porque no debe ser un investigador, quien hace investigación y genera conocimiento desea que este conocimiento sea útil y se difunda, si no cual es el caso de hacerlo. ¿Derechos de autor? Pues si no vendemos música ni somos una marca registrada, somos biólogos y hacemos investigación, generamos conocimiento que debe ser usado para, como bien dices, saber que tenemos y que debemos conservar, o generar mas conocimiento, ¿como piensan que se han logrado avances en la cura de enfermedades? pues so resultado de la unión de conocimientos de diferentes investigadores. La biología es una de las profesiones mas nobles que pueden existir y no muy bien remuneradas, gran parte de nuestro trabajo lo hacemos “por amor al arte”, buscando recursos de donde se puede para hacer nuestra investigación, pasando por trámites burocráticos y todo esto por amor a nuestro trabajo, y toda la información que generamos no es nada si no se difunde esa es nuestra huella en el mundo, saber que hicimos algo para mejorar este planeta nuestro que cada día empeora por esta nuestra especie que lo ha plagado. Espero que en este proceso que te han involucrado salgas libre al 100%, que sea improcedente porque no puede ser ilegal compartir conocimiento científico.

        Responder
    3. Juan Diego

      Los derechos de autor no son sagrados. Nacieron relacionados con la labor de imprenta para proteger a las inversiones de los impresores, los únicos divulgadores del conocimiento y la cultura por la época.

      Tal y como usted los entiende -y por eso dice que son sagrados-, hoy no tienen sentido. Quienes, como Diego Gómez han compartido conocimiento, son justamente a quienes las leyes deberían proteger.

      Responder
    4. Felipe

      Hola, ex director de la Cámara Colombiana del Libro. A manera de sugerencia, para una próxima ocasión: situación es con S. No entiendo como llegó al cargo, por lo tanto no lo considero con autoridad para hablar del tema, mucho menos en el tono en el que lo hace.

      Saludos y fuerza, Diego. Que “el que nada debe…”

      Responder
    5. Camilo Pantoja

      “Dr. Laverde” (dudo que sea Doctor por su pésima ortografía) “esculpa”? Eso refiere a esculpir una escultura, perdón por la redundancia, pero la arrogancia de un ignorante, como la suya, lo amerita. Imagino que trataba de balbucear “exculpa” en su insidioso y odioso comentario que ignora la diferencia entre un mercado comercial y uno científico, y no sólo eso, sino que atribuye malas intenciones a quien evidentemente no las tenía y sencillamente apoyaba la labor que es propia de un científico -no comerciante-, compartir el conocimiento que se genera, que no pertenece solo al autor, pues no fue posible sólo por él, sino por todo un bagaje acumulado al que tuvo acceso porque otros lo difundieron, porque de eso se trata el conocimiento científico, un bien de la humanidad para el bien de la humanidad, nunca, jamás, un producto personal para beneficio personal, sino que el tan ofendido autor vaya y le pague a todos y cada uno de los académicos que a través de la historia de la humanidad fueron generando el conocimiento que le permitieron llegar a su valioso estudio, porque no dudo que sea valioso, lo que no comparto es que crea que él sí tiene derecho a lucrarse de los avances de los demás cuando tan sólo le pertenece una parte de ese conocimiento, que no es exclusivamente de él, insisto, es un acumulado al que aporta, pero que debería estar al servicio de la humanidad, no de su interés personal. Que triste que un “ex director de la cámara del libro” sea incapaz de acentuar y de usar correctamente una palabra, y tantas otras que ya le han recordado.

      Responder
  5. Reynaldo Jose Arteta Bonivento

    Siempre que usemos o difundamos información, es importante reconocer la fuente, eso lo sabemos. Hay que darle el merito a quien escribe originalmente algo. Seguramente quien te demanda lo ha hecho infinidad de veces…el no se inventó, ni creó todo lo que esta bajo su autoría.
    Me pare mas bien algo extraño de parte de él….le quitaste alguna novia?…fuiste su verdugo en otra vida?…..personalmente, si alguien esta usando o difundiendo alguna información de mi autoría sin citarme, me pongo en contacto con él y le hago saber mi inconformidad….sobre todo si es sin ánimo de lucro. Ya me ha pasado. Y con eso cuento acabado, y hasta tengo un contacto nuevo, un amigo nuevo y seguramente haremos cosas en conjunto. Me parece Vil y Estúpido lo que te estan haciendo.

    Responder
  6. Leonardo

    Pienso q es una labor desinteresada y honesta q busca unica y exclusivamente intercambiar y aportar conocimiento.me parece desproporcionado e irracional q esto tenga semejante lio judicial.te apoyo el conocimiento debe ser compartido sino de nada sirve.”sino yo aprendiera algo y no pudiera compartirlo no me interasa saberlo”Seneca

    Responder
  7. Diana Isabel

    Es muy triste saber que estas cosas pasan pero desgraciadamente muchas injusticias como la que te esta pasando ocurren y lo que mas me duele es ver que cada día aumenta la corrupción en nuestro país y por ser políticos no se les hace nada o si les imparten alguna pena les dan exagerados privilegios de rebajas dizque por buen comportamiento.Ya no se sabe si es mejor hacer el bien o el mal porque acá parece ser que es lo mismo.Por eso estamos como estamos y cada vez aumenta la inseguridad,si la gente sabe que no les hacen nada y al que es correcto chupe por bobo!!!.

    Responder
  8. Julio Andres Sierra Giraldo

    Estimado Diego Gómez

    Mi nombre es Julio Andres Sierra Giraldo, soy biólogo de la Universidad de Caldas. Leo su caso con mucho asombro, con mucha indignación. Yo también soy de una universidad que esta apenas surgiendo, de un programa de biología que se esta fortaleciendo cada vez más, y sé que es complicado hacer investigación, pero que si le pones interés y objetividad, se dan las cosas y se dan con calidad. A veces (muchas veces) la información es restringida y hay que buscarla de alguna manera, alguna vez un profesor (amigo) me compartió mas de 8 GB de información en un congreso de botánica y eso se lo agradezco constantemente ya que desde ese momento pude leer y actualizarme mucho, aún no he terminado de leer esos documentos, muchos los he compartido, y es que son para eso, para compartir, para que otras personas puedan tener información y puedan abrir su mente (¿para que quisiera tenerlos yo únicamente?).

    No estoy de acuerdo con la persona que lo acuso de utilizar su material. Solo por poner un ejemplo, hay un grupo español que me gusta mucho (Violadores del verso), ellos antes de lanzar su disco siempre dejan libre el material para que la gente lo descargue y luego si lo lanzan y hacen dinero, es un mal ejemplo, pero bueno, en este ejemplo ni esas personas que viven de lo que ganan por vender discos son tan cerradas para dar la información, tan egoístas e inconscientes del mundo en el que vivimos, y es que todos no tenemos dinero para estar pagando afiliaciones a revistas.

    Si algún compañero puede tener acceso a documentos con tan restringidos, no veo nada de malo en que los comparta para investigar, pero en su caso ni siquiera es un articulo en una revista de acceso privado al publico, ni era un documento con acceso restringido, ni de una entidad privada.

    Todo mi apoyo,

    Julio Andres Sierra Giraldo
    Biólogo

    Responder
  9. anm

    Te sugiero que le pongas a tu artículo un título más atractivo y esclarecedor que el “Lee mi historia completa” si quieres que la gente lo lea y lo comparta.

    Responder
  10. Luis

    Me parece que Diego es muy decente y correcto en no difundir el nombre del autor de una obra científica que interesó a él y a otros deseosos de investigar. Lo que hay que reconocer es que Diego debió pedir permiso al autor para compartir ese conocimiento, aunque esto es una práctica desapercibida en el mundo del internet, tal vez por eso Diego lo pasó por alto, pero no con el objetivo de hacer daño, de lucrarse, o de plagiar. Las personas que hacemos ciencia a veces somos muy celosos con nuestros datos e información, precisamente para evitar plagios o que alguien más se nos “adelante”, pero cuando se ha hecho con mucho esfuerzo una obra científica ya sea una tesis o un artículo, lo que más le interesa a uno como científico es que ese esfuerzo sea conocido y reconocido por nuestros colegas a nivel nacional e internacional. Cuántos no nos hemos frustrado cuándo un artículo científico que puede ser fundamental para nuestras investigaciones vale 20, 30 o 40 Dólares?

    Por esta razón, muchos nos encontramos en un dilema…¿publicar en las grandes revistas científicas en las que tienes que pagar por ver o publicar en revistas más modestas, pero igual de importantes en las que ofrecen “OpenAccess”, es decir de libre distribución, y permitir que muchos más puedan leerte? Este un ejemplo de la manipulación económica, a los únicos que les debería interesar que se violen los derechos de autor son a las grandes editoriales, esas que se quedan con la autoría de las publicaciones científicas para lucrarse cobrando por ver, a nosotros (los verdaderos autores) no nos llega ni un peso de esas publicaciones, no nos hacemos más ricos con más publicaciones, pero sí obtenemos reconocimiento, lo cual es lo único que nos debería interesar, y saber que nuestro esfuerzo a servido a los demás es satisfactorio.

    Ahora me pregunto ¿quién es este “autor” de una obra que desconozco, capaz de querer meter a la cárcel a un estudiante de posgrado? ¿en serio él desea frustar la carrera de Diego por ese “enorme delito”? ¿lo que hizo Diego es más grave que los delitos que están en las calles? ¿un colega queriendo meter a la cárcel a otro colega?….¡qué es esto!, ¡eso sí debería ser un delito!, aún más en Colombia, un país con un número de publicaciones por año muy “insignificante” comparado con las grandes potencias.
    Necesitamos más apoyo científico, pero si entre colegas nos damos “garrote”, “cuchillo” y hasta nos metemos a la cárcel no vamos a llegar muy lejos.

    Le deseo a Diego que pueda librarse de esta situación.

    Saludos de un viejo conocido que estudió en la Universidad del Quindio y tuvo la oportunidad de conocerlo.

    Responder
  11. Roberto

    Espero que todo te salga bien, que sepas que esto no pasa solo en tu área, cuando se quiere divulgar escritos filosóficos cuyo autor ha muerto pero las editoriales tienen los derechos… zas! Multa por intentar expandir el conocimiento de la gente en las grandes dudas que han surgido en la historia de la humanidad.

    Suerte y un abrazo.

    Responder
  12. anselmo

    Esto esta por desgracia a la orden del día. Si es por dinero todo vale. Que indecencia, que gentuza. Si es por pasta monta una campaña crowfounding para buscar el mejor abogado de temas web. Y a por ellos yo pongo los primeros 10. €. Suerte

    Responder
  13. Mónica López Santamaría

    Querido paisano: antes que nada lo felicito por su dedicada y comprometida labor, quienes nos apasionamos por participar de la transformación de nuestra realidad somos concientes que antes de tener aliados en la tarea, vamos ganando detractores que lamentablemente logran retrasar la efectividad de lo que se quiere lograr. Si ya hay interpuesta una denuncia penal requiere enfrentarla con tanta eficacia como ha asumido su causa profesional hasta el momento. No hay espacio para apelar a la sensibilidad de quien optó por desconocer el contexto de la situación y solo decidio ver en usted alguien que hizo un uso malicioso de la informacion, desconociendo el principio de la difusión del conocimiento al que usted se refiere. El nacimiento de la propiedad privada y la manera como los seres humanos hemos decidido interpretarla le da la licencia formal a esta persona de llevar a cabo esta acción, aunque no estemos de acuerdo con ella “alguien es dueño de la tierra, alguien es dueño del conocimiento”. Antes de un veredicto pasarán por una acción conciliatoria en la que seguramente lo que se debatiran son estos aspectos, asesore lo mejor posible para esta diligencia. Auguro que usted saldrá bien de esta situación y con algo de frustración aprenderá de esta injusta denuncia. Como psicóloga y magister en derechos humanos que sueña con una mundo mejor lo acompaño querido Diego. Un fuerte abrazo!

    Responder
  14. Eloyzinho

    Leyendo tu historia no puedo evitar el reflexionar sobre un aspecto que suele dejarse de lado cuando hablamos de derechos de autor, y es la idea implícita de que “la cultura no es para pobres”. Al menos es lo que se desprende de demandas como ésta. De acuerdo que su autor intelectual tiene derecho a demandarte, pero no le has robado nada, ni le has perjudicado, ya que es de suponer que si no lo hubieses podido compartir, tampoco habrías pagado por hacerlo. Es decir: ese conocimiento será para aquel que pueda pagarlo. Eto es algo absolutamente sin sentido. Mis quejas no van tanto contra ese científico en concreto (quien, por otra parte, quizás no conozca tus razones), sino contra un sistema que avala este tipo de discriminación en perjuicio de los que tienen menos medios para poder pagar libros. Y eso se aplica a todo lo demás. ¿Debe vetárseme el acceso a las películas si no tengo dinero para ir al cine? ¿O leer libros? ¿O escuchar música? ¿Debo ser inferior a quienes sí tienen dinero para acceder a esas obras? Yo creo que no.

    Espero que todo se solucione. Mucho ánimo, Diego.

    Responder
  15. Lillian

    Lo pondré en mi sitio , lo difundiré a todos los que pueda #compartirnoesdelito.
    Las leyes del copyright o derecho de autor que nos rigen hoy en día, intentan que el conocimiento siga siendo un bien escaso, como en la época en que solo existían libros impresos , o sea, lo que gracias a las nuevas tecnologías es posible: multiplicar el conocimiento , lo prohíbe la ley. Para que? para mantener el poder de los “propietarios” del conocimiento, para mantener a mucha gente excluida y engrosar sus cuentas a costa de los demás. Hace mucho tiempo que los autores no viven de sus obras, eso es un espejismo, los que viven de ellas son los intermediarios y las grandes estrellas. Un autor recibe si acaso el 10% de un libro, un autor musical, un 7%, mas o menos…La mayor parte de los creadores viven de otras actividades. El discurso de la OMPI es el mismo de las transnacionales, pùes defiende por encima de todo a los titulares de derechos y no garantiza debidamente los derechos de los ciudadanos de acceder al conocimiento y la cultura. Se de mucha gente que te apoyará.

    Responder
  16. DianPaola Sanabria

    Hola Diego, es admirable la forma como has construido tu carrera profesional. Sin embargo a veces pecamos por ingenuidad. No se si lo hiciste de esta forma, pero antes de difundir o sacar copia de la tesis de esta persona, debiste haberte puesto en contacto con el. Quizás no sirve de mucho lo que te estoy diciendo y ya no vale llorar sobre la leche derramada. Pero el problema es que esta persona quisiera publicar sus resultados en alguna revista cientifica y tu le hayas jodido la publicacion. Estoy hablando sobre posibilidades, porque creo que no comentas si es vieja la tesis o reciente. Es cierto que no sea con finés comerciales los datos que allí se registran, pero tu sabes que una carrera como la nuestra (también soy bióloga) en parte se construye a partir de publicaciones.

    No se como sea el caracter de este señor, pero si podria aconsejarte que fuera de estados intentes conciliar con el y lo invites a trabajar contigo, para de alguna forma compensar el hecho de que el ya no pueda publicar su estudio en revista científica y publiques con el. Es lo que se me ocurre a mi. Y claro, tienes toda la razón, el conocimiento es para compartirlo, pero la autoría y las publicaciones en revistas científicas para construir una carrera, es otra cosa con la que hay que tener cuidado. No se si ya estés siendo asesorado por algún abogado, te voy a recomendar al profesor Oscar Lizarazo, el es abogado director del grupo de investigación de “politica y legislación en biodiversidad”, de la Universidad Nacional, escribele y comentarle tu caso para que te de mas luces sobre que hacer. Su correo es oscarlizarazo@gmail.con o a oalizarazoc@unal.edu.co

    Y cuando necesites algo aquí en Bogota, no dudes en comentarlo por face en los grupos de biólogos, siempre hay colegas solidarios que estamos dispuestos a colaborar.

    Te mando la mejor de las energías para que logres llegar a buen termino con este lío y puedas seguir desarrollando tu carrera como el biólogo comprometido que eres.

    Un abrazo inmenso.

    Diana Paola Sanabria

    Responder
  17. Carlos Fajardo

    Es claro que debes estar recopilando información sobre este tema, y muy seguramente ya conoces este texto, peor uno nunca sabe: el ensayo de Lawrence Lessig “Free Culture” disponible en http://www.elastico.net/archives/001222.html . Claramente señalan que por lo menos acá no tendremos líos de copyright: “Esta versión digital de Free Culture ha sido licenciada por Lawrence Lessig con una licencia de Creative Commons. Esta licencia permite los usos no comerciales de esta obra en tanto en cuanto se atribuya la autoría original.
    Esta versión digital de Cultura libre , traducción de Free Culture , de Lawrence Lessig, ha sido licenciada por Antonio Córdoba / Elástico con una licencia de Creative Commons. Esta licencia permite los usos no comerciales de esta traducción en tanto en cuanto se atribuya la autoría de la traducción.

    Responder
  18. Cinthia

    Hola Diego! Es muy lamentable lo que está pasando y repudio totalmente esta acción penal en tu contra. Hace poco estuve haciendo un trabajo sobre los derechos de propiedad intelectual, para un curso de posgrado; supe entonces q se originó para la censura de los contenidos y control de las publicaciones de la mano del monopolio del comercio editorial; hoy se renueva con las patentes. El capitalismo ya es dueño también de la ciencia y a veces la gente está tan inserta en todo esto que aún intelectuales (como el creador de la obra que compartiste), no lo ven tal vez y no se dan cuenta que no hay orgullo más grande para un autor QUE DIVULGAR SU OBRA! Me queda la pregunta si el trabajo de este investigador habrá sido parte de algún tipo de trabajo de financiación mixta pública-privada… y cuáles son los motivos que a él lo llevan a tomar tan tremenda decisión. Personalmente me interesa la otra ciencia, la que quiere llegar a los no científicos, la que comparte, la que divulga.
    Se me ocurren dos cosas: primero, se podría hacer una carta a este autor para que firmemos científicos de todas partes, con el sólo propósito que retire los cargos en tu contra. Y en contrapartida, se podrá generar un repositorio donde los propios autores de los trabajos SUBAMOS nuestras obras y empecemos a generar un cambio? o alguien sabe si esto existe?
    La información debe dejar de dividir las sociedades, condenando a la ignorancia a las personas que por tener bajos recursos económicos no puedan darse “el lujo” de comprarse un libro.
    Te mando un abrazo y mucha fuerza.
    Cinthia (bióloga y estudiante de posgrado de biología en Universidad de Buenos Aires, Argentina)

    Responder
  19. Juan

    Hay un gran error, si son tesis de universidad pública, al presentarse en examen los derechos pasan a ser parte de la Universidad, el autor sede sus derechos ahora que sí se compartió antes que se cedieran los derechos es otra cosa. Aunque tenía que estar registrada.

    Responder
  20. Vincent Vos

    Realmente es triste que hay biólogos que no comprenden que difundir su trabajo es un favor, no un crimen. Sugiero que en tu defensa tomas en cuenta sitios como wikispecies y researchgate.com donde todo el mundo difunde sus propias publicaciones, incluyendo aquellas que oficialmente son parte de editoriales grandes y comerciales, sin que aquellas toman acciones al respecto. Si la ley colombiano le da la razón a tu adversario juridico deben aplicar la misma posición ante todos aquellos que publicar estudios en este tipo de redes científicas …. o sea, miles de publicaciones (ej. La Universidad Nacional de Colombia cuenta con 1356 publicaciones en Researchgate : https://www.researchgate.net/institution/National_University_of_Colombia?_sg=9LsDWewtp%2Fq6mEKuHeQBzTAp9hv0fWFdVw6GFd3fUBImxmBU46JgnW5HEA9acJgQ_mguizEs8TPlCypLCxtOVz6%2BCHDwYl2QlCqtHPk15Tlr%2BSN%2B7MU%2Bb3hWXR%2F4UVnP5_EEnWQFMbPPktD1IyU7jvpEj5nMGSPK%2B9M2yniaST0MUAeUbVZhkVp7Ae7s%2BsTZPN)

    Responder
  21. luis eduardo

    Pero que fue lo q compartió? Todo el documento? Una parte? Porque tengo entendido que para tu publicar el documento de un tercero necesariamente tendrías que pedir permiso.

    Responder
  22. Claudia

    Hola Diego:
    Yo también soy bióloga y por supuesto una ignorante en temas legales (cosa peligrosa, porque como dice un comentario anterior, desconocer la ley no libera de responsabilidad). Me parece que lo que deber averiguar es cuál es la política de divulgación de la Universidad Nacional, la información de las tesis producidas en esa institución es pública? Es probable que lo sea, ya que en principio es producida con recursos públicos… Si tu vas a la biblioteca o centro de documentación puedes sacar fotocopia del documento?. Creo que en ese punto puede estar la clave para defenderte con éxito, porque todo el asunto comercial de los derechos de autor no aplica para una tesis y mucho menos en ciencia básica (es lo que yo creo sin saber nada de legislación de derechos de autor, pero un poquito del funcionamiento de la academia).
    Espero que tengas éxito con este asunto, dada la naturaleza de nuestra actividad científica, cualquiera en este gremio puede entender tu situación con facilidad y ponerse en tu lugar, no tanto en el de quien te demanda (tal vez esta sea la única oportunidad que esa persona tiene de conseguir lucro de su tesis). Lejos del apoyo moral, puede ser que consigas ayudas más concretas. Yo por mi parte haré la tarea de preguntarle a mis conocidos abogados para ver por qué lado se puede hacer la defensa. Si se de algo te lo comunicaré por supuesto.

    Responder
  23. Arturo Almanza

    “Aquel que recibe una idea mía, recibe instrucción sin mermar la mía, del mismo modo que quien disfruta de mi vela encendida recibe luz sin que yo reciba menos.
    El hecho de que las ideas se puedan difundir libremente de unos a otros por todo el globo, para moral y mutua instrucción de las personas y para la mejora de su condición, parece haber sido concebido de manera peculiar y benevolente por la naturaleza, cuando las hizo, como el fuego, susceptibles de expandirse por todo el espacio, sin ver reducida su densidad en ningún momento y como el aire en el que respiramos, nos movemos y se desarrolla nuestro ser físico, incapaz de ser confinadas o poseídas de forma exclusiva. Las invenciones, pues, no pueden ser, por naturaleza, sujetas a propiedad”
    — Thomas Jefferson

    Responder
  24. C.A.H.E.

    Diego, esta situación es un claro ejemplo de la mercantilización del conocimiento. Hoy en día vemos a muchos profesores que se encuentran mucho más preocupados por sumar determinado número de publicaciones para tener un CV muchísimo más “pulido”. Y aunque no quiero liberar de responsabilidad a aquellos profesores que son máquinas de artículos (o gozan de un séquito de alumnos para hacerlo, gústenle o no), los procesos de acreditación profesoral, que son un calco a medias de los procesos de acreditación de Bolonia, generan que muchos comiencen a generar una cantidad de spam académico impresionante. Hace poco comentaba con algunos colegas precisamente esa cuestión, artículos muy viejos cuentan con una calidad extraordinaria, mientras que muchos de los artículos datados más recientemente son técnicas diferenciales de “cómo sacarse un moco con la mano derecha” y su secuela “proceso novel para sacarse un moco con la mano izquierda”. Es probable que su caso no sea único, pero si me resulta en exceso frustrante como investigador saber los alcances de una cuestión tan simple como compartir la información. Es cierto, uno no puede ir por ahí dejando la información de otra persona, sin embargo, también era igual de grave cuando se “fotocopiaba”, aun así no era tan visible como hoy en día y nuestro gran hermano de internet. Pues bien, ojala este “investigador” que lo demanda pueda leer este artículo y sus respuestas (bueno, no la del señor “Migue”, que aunque un importante aporte, tiene una ortografía notoriamente… incorrecta). Como investigadores deberíamos apoyarnos y no ser “tan cortos de mollera” que pensamos que es más fácil demandar que conseguir recursos para una investigación. El compartir el conocimiento es precisamente lo que nos fortalece como comunidad,a ver si existirá en algún momento un valiente que lidera la red de ciencia del país, una red de nodos abiertos, no dependiente de internet (ya existe algunas iniciativas de redes comunales ;) )… Pero bueno, por ahora le deseo lo mejor, que este incidente no pase a mayores. Igual, mucho ánimo, la ciencia no sólo nos hace más grandes personas, pero crea sociedad. ;)

    Responder
  25. Rodrigo Romero?

    Me sorprende leer esta historia Diego y se me hace muy parecida a lo que sucede con los permisos de colecta científica. Parece ser que más allá de haber escogido una profesión apasionante y un estilo de vida diferente, estamos constantemente en riesgo de convertirnos en delincuentes y no de aquellos que hacen un daño real a la sociedad, si no de aquellos víctimas de leyes y normas escritas por burócratas que ponen cualquier obstáculo para el desarrollo del conocimiento y lo hacen sólo por el desconocimiento de las dinámicas que se manejan en el ámbito científico. ¿Cuantos de los que escriben una norma referente a nuestra profesión, se han untado de campo? O ¿ ha hecho voluntariados? O ¿se han enfrentado a buscar financiación a sus proyectos compitiendo por un pedazo de la migajas del presupuesto destinado para ciencia y tecnologia?. Por otro lado me parece indignante que en nuestro medio existan personas mezquinas, egoístas y tan cortos de entendimiento, que no sean lo suficientemente inteligentes para saber que nuestra labor se hace cada vez más digna cuando el público reconoce nuestro trabajo, cuando nuestra producción científica motiva la formación de nuevos estudiantes, de gente que se apasione igual que nosotros. Opino igual, Compartir no es delito y de ser así, entonces todos los científicos del país deberíamos ir a prisión por el sólo hecho de querer que nuestro país progrese en el vasto conocimiento de nuestra riqueza más grande que es la diversidad biológica. Una cosa más yo me imagino que el personaje, autor de la tesis, no debe ser muy reconocido por que de ser así, hace rato hubiera hecho una publicación formal y en Open acces como se realiza actualmente y no en literatura gris que para consultarla hay que he hasta los anaqueles más recónditos de una biblioteca o pedirsela directamente al autor, este personaje antes debería agradecer que está siendo citado y reconocido sin haber sometido su trabajo a un proceso formal de publicación.
    Diego espero todo salga bien al final, confiemos en que se puedan llegar a los mejores acuerdos acuerdos!!!
    Un abrazo y de mi parte todo mi apoyo!!!
    Yo también soy testigo de lo difícil que puede ser formarse como biólogo con tan pocos recursos!!

    Responder
  26. Hernando Burgos Pizarro

    La UNESCO defiende políticas que fomentan el libre acceso al conocimiento. Parte de este trabajo gira entorno a la promoción de los Recursos Educativos Abiertos: esto es facilitar el acceso gratuito e universal a todo tipo de recursos educativos para así mejorar la calidad de la educación en el mundo. “Los recursos educativos de libre acceso son materiales de enseñanza, aprendizaje o investigación que se encuentran en el dominio público o que han sido publicados con una licencia de propiedad intelectual que permite su utilización, adaptación y distribución gratuitas. Porque si compartimios el saber y el conocimiento, ganamos todos.

    Para saber más sobre los Recursos Educativos Abiertos: http://bit.ly/1l3MNy7
    Sobre el gasto público en educación de América Latina y los Recursos Educativos Abiertos: http://bit.ly/WaXR73

    Responder
  27. Mariana L.

    Querido Diego, realmente tu historia es impactante e indignante. Compartir no es delito, y cuando estamos hablando de conocimiento, compartir es incluso un compromiso, un deber.
    Las leyes de derecho de autor están tan desactualizadas, tan fuera de línea con la realidad que vivimos gracias al internet, que es realmente preocupante.
    Te comento que yo también he hecho una maestría para la cual escribí una tesis y publiqué un artículo. Mi gran dilema era si publicarlo o no, sabiendo que una vez publicado, solo gente con subscripción a la revista o dispuesta a pagar $20 podría tener acceso. Mi alternativa era publicarlo open access, pero como estudiante recién graduada no tenía ni tengo los fondos para pagarle a la revista lo que significa eso. Al final decidí publicarlo porque claro, me conviene tenerlo publicado, pero armé un portal en el que expongo la información e incluyo enlaces a mi tesis completa (publicada por mi universidad!) y con mi correo para que quien quiera leerlo, pueda contactarme.
    EL CONOCIMIENTO ES UN BIEN PUBLICO, y debe mantenerse así porque sólo así crece. La persona que te está haciendo esto realmente no tiene valores académicos.

    ¡Todo mi apoyo! Compartir NO es delito!!!!!

    Responder
  28. shur morenito

    ¿Te has parado a pensar que el motivo de la denuncia es que su tesis es un plagio parcial o total?
    Creo que deberías examinar detenidamente su tesis, muchas gente obtiene su doctorado defendiendo tesis que son puro plagio, lo mismo es que todavía no ha saltado la liebre.

    Suerte.

    Responder
  29. Juan Carlos

    Me parece increible que por compartir vayas a ir a la cárcel: yo se que nosotros los biólogos por investigar no estamos convirtiendo en delincuentes; caso personal; pero por difundir informcaión o por compartir algo que está en la red no creo posible. Por si este el caso todos terminaríamos en la cárcel. Además cuál era el propósito del autor de poner el documento en la red?
    Estimado colega lo apoyamos y en lo que nos necesites.
    Reciab un cordial saludo y todo mi apoyo
    Juan Carlos

    Responder
  30. Ignacio Avila

    Yo también soy biólogo y me ocurrió algo similar, pero lo que yo hice fue citar a la autora de la Tesis, nunca publiqué su trabajo, solo utilicé sus resultados y los comparé con los míos, ella es mi colega y lo peor es que la conozco personalmente. Para mi sorpresa, antes que estar contenta que uno la cite como autora de un trabajo que tiene su importancia e implicancia científica, en el año 2003, me entero que me denuncia penalmente por violar supuestamente sus derechos patrimoniales de autor, eso me llevó a un proceso de un año de pasillos de tribunales y audiencias fiscales, ya que en Paraguay es también un delito encarcelarle con penas privativas de libertad de hasta 5 años, además de los gastos de abogados en un momento en que yo no estaba en condiciones económicas para el mismo. Por suerte, en Paraguay, el fiscal que llevó la causa entendió que una Tesis de Maestría es pública, que está disponible como mínimo en la biblioteca de la Universidad y que no hubo ningún dolo en citarla en mi trabajo, ya que no hubo siquiera una línea transcrita y no se necesitaría permiso explícito de la autora para utilizar sus resultados. Realmente me da mucha pena que esto siga ocurriendo, fuerza amigo Diego.

    Responder
    1. karismacom Autor

      Hola Ignacio, ¿puedes confirmarnos que el email al que te podemos escribir es riavilat@hotmail.com ? Queremos documentar otros casos similares al de Diego en la región, y por eso conversar contigo sería muy útil.

      Muchas gracias,
      Fundación Karisma

      Responder
  31. Doraluz Campo

    No soy investigadora. Soy solo una mujer de la tercera edad, interesada en el conocimiento. No puedo entender como un investigador pretende que se sancione a otro investigador por compartir información que puede contribuir a profundizar algún conocimiento. Desde mi punto de vista, compartir esa información es un homenaje que se hace al autor. Es el reconocimiento de que sus planteamientos son interesantes y aportan. En vez de pretender que se sancione debería agradecer que su trabajo se divulgue y llegue a otros ámbitos. Esa es la función de cualquier investigador: contribuír al conocimiento. Y que mejor manera de lograrlo que divulgandolo?

    Responder
  32. Anakina

    Hola Diego

    Al igual que los otros comentaristas, quiero expresar también mi indignación respecto a tu situación. Yo soy estudiante de bibliotecología y ya estoy en el ocaso de mi carrera y, te puedo decir, desde mi quehacer profesional, que el tema de los derechos de autor es uno de los más importantes. Dicho esto, no comparto algunas opiniones en las que algunos dicen que el hecho de desconocer la norma no lo exime del delito, pues, a mi parecer, no incurriste en ninguno, siempre y cuando, hayas citado la fuente y hayas demostrado de dónde sacaste la tesis… Lastimosamente también he evidenciado que en el campo científico es casi un sacrilegio que se compartan tesis y artículos académicos, ya que, como todos sabemos, los conocimientos científicos están más enfocados en intereses personales y comerciales de unos pocos, y que se reducen a una sola palabra: DINERO. Siento mucho lo que te está pasando pero, también sé, como gestora de información, que saldrás de ésta, ileso y sin mancha, porque ¡Compartir no es un delito!

    ¡Un saludo!

    Responder
  33. Mafe

    La manera en que te voy a ayudar es difundiendo tu historia, te apoyo y mucha gente lo hace y lo hará. Te estas defendiendo de una persona que no quiere solucionar sino castigar, mucha fuerza, pues eres un Colombiano de esos que más se necesitan, de esos que conocen de que esta echa la biodiversidad de nuestra patria.

    Responder
  34. Flora Ixchel Solís

    Bueno, tengo varias dudas al respecto:
    1) ¿Acaso el autor de la tesis se sacó toda la información de su cabecita? Es decir, ¿no cito a nadie? Eso para mí representaría una tesis muy pobre y poco creíble. O entonces, ¿descubrió el Santo Grial de los anfibios y por eso cree que su tesis vale tanto?
    2) Al ser el estudio de una universidad pública, cualquier persona de Colombia podría tener esa tesis, ya que el trabajo se pagó con sus impuestos ¿que no? De ser así, entonces podrían pasarla-regalarla a quien le dé la gana.
    3) Que triste que existan “investigadores” que hagan esto, si se le está dando todo el reconocimiento de su trabajo. Para mí, la ciencia que no se comparte no sirve para nada.

    Ánimo, espero que es@ “investigador” entre en razón y comprenda que la ciencia no es un negocio

    Responder
  35. Chuss

    Un saludo fuerte y fraternal para tí Diego, te felicito por tu pasión, eso es lo más importante y en segundo por tu dedicación, cosa que un Biólogo necesita en su vida, y hablo de un VERDADERO BIÓLOGO, no necesariamente los de mejor promedio son los exitosos, sino los que están realmente comprometidos con el propósito de dirigir su camino hacia la ayuda de el bien común que debería ser para todos como lo es la ciencia.
    Tristemente la ciencia se ha ido trasformando en un objeto mercadotécnico por los mismos científicos (no todos) pero si muchos recientemente, las personas de la ciencia de los más altos rangos en un principio comenzaron a ser controlados por los gobiernos, luego por las empresas que les ofrecían sueldos elevados y comodidades extremas, y hoy en día se han corrompido por su propia ambición, por el egoísmo, yo lo veo todos los días en dos centros de educación de posgrados aquí en México, en la península de Baja California Sur, son centros independientes pero que están uno frente al otro en la misma Bahía de La Paz, el personal de ambos centros viven en una competencia de ver quien es mejor y no hacen más que tirarse mierda de un centro a otro, (aunque tienen que interactuar porque es necesario en muchas ocasiones) ni decir de ver quien le roba las ideas de proyectos a quien, (o al menos es lo que escuchas de los doctores) es triste ver que hasta algunos estudiantes de posgrado desde que entran ya tienen ese impulso egoísta de echar abajo el trabajo del que tienen al lado y del no compartir y ayudarse como debería ser, sienten que su conocimiento, sus técnicas de experimentación deben ser sólo para ensalzarse ellos mismos, para auto vanagloriarse, se han olvidado que el objeto de la ciencia es para ayudar a tu entorno, sólo veo estudiantes y a sus directores de tesis buscando realizar patentes (no digo que sea malo) para generar riqueza, ya sea para vender posteriormente esa patente a alguna empresa farmacéutica o cosmecéutica y tener una vida despreocupada con regalías o para encontrar la panacea de algún producto que les genere suficiente dinero para volverse ricos… repito no veo nada de malo que uno desee el bienestar económico, pero cuando esa es la idea central de la mente de un investigador, desde mi perspectiva puedo decir que ha perdido la noción que lo que significa realizar ciencia, a veces se ríen de mí cuando digo que quiero seguir la línea de buscar compuestos antitumorales porque según ellos no se llega a nada con ese tema, que todos hacen investigación pero que nadie llega a una solución y es “tiempo y dinero perdido” que mejor me enfoque a encontrar anti oxidantes u otros compuestos que puedan convertirse en un producto de mercado porque según ellos, ESO SI DEJA DINERO… si vivo en un país como muchos de América Latina que no destina mucho del producto interno bruto a la investigación (México), donde para el científico hay poco apoyo comparado para otros sectores y ni que decir de oportunidades para los Biólogos (escasas), pero aun a pesar de ello pienso como tú, que aunque haya poco dinero , hay que buscar métodos y maneras de seguir adelante, por la pasión de llegar a ser un eslabón más en pro del conocimiento y en pro de la sociedad, así que aunque veas que muchos científicos y estudiosos han perdido ese sentido de la ciencia y sólo buscan el beneficio egoísta propio, no te desanimes, se que habrá gente que te ayudará con ese proceso porque habemos muchos que quieren ayudarte, que entendemos lo que has hecho y que tus intenciones son de un corazón de biólogo transparente y verdaderas, no pierdas la fé en tí mismo, que esta experiencia no te desanime sino que sea una lección más, verás que saldrás bien de este proceso todos esperamos que sea así y por favor NO OLVIDES QUIEN ERES Y CUAL ES TU META, ánimo nuevamente, un gran abrazo de Biólogo

    Responder
  36. Lola

    Todo conocimiento se comparte en la ciencia. Y si no es así, es mala ciencia y es un tipo de tiranía…
    Free Software Foundation

    Responder
  37. Julieth Dallana Cortes Estupiñan

    Me sorprende que tan solo compartir el conocimiento se un delito soy estudiante de biología lo importante que es para nosotros poder tener acceso diferente investigaciones y libros para poder realizar nuestros proyectos de investigación, y tener conocimiento de diferentes áreas no es justo que lo encierren por solo enseñar, aprender, luego compartir
    es un delito, la ciencia y la investigación se comparte si no se divulga no se descubriría nuevas especies, nuevos logros para la humanidad.

    Responder
  38. Norbulingka Gótica

    Es increíble que la Ciencia y su comunidad, caiga en lo mismo que la gente más ignorante y codiciosa, no cabe duda que el ser humano no evoluciona y por más estudios que tenga, humano siempre se queda… ojalá se resuelva pronto tu caso para bien.

    Responder
  39. Fernando

    Hola, analizando tu caso, (aunque no soy abogado pero si soy asesor en propiedad intelectual) veo que tienes muchos conceptos a tu favor y dependiendo de la habilidad de tu abogado para manejar estos temas podrás salir exonerado.

    1. Dentro la rama de Derechos de Autor, se deben considerar los derechos morales y patrimoniales, ambos son del titular de la obra y/o del patrocinador de la obra (solo los derechos patrimoniales).. En la Decisión Andina 351 de 1993, se incluyeron las “Excepciones y Limitaciones del derecho de autor”. Alli se estipula que Es permitido utilizar obras literarias o artísticas o parte de ellas, a “título de ilustración” en obras destinadas a la ENSEÑANZA, o comunicar con propósitos de enseñanza la obra sin fines de lucro, con la obligación de mencionar el nombre del autor y el título de las obras así utilizadas.

    2. Como miembro de la comunidad científica, puedes comprobar que tu intención era de compartir ese contenido con el fin de ampliar el conocimiento con fines de enseñar otros conceptos y estudios. Por fortuna citaste el autor y la fuente, y eso es fundamental para exonerarte de plagio.

    3. No tuviste “mala Fe” y la ley aprecia mucho esta intención. Al no recibir ninguna retribución económica ni en especie, ni injuriaste su obra ni su nombre. Podrás alegar y comprobar tu buena fe en tu acción de enseñar otro conocimiento que concuerda con tu linea de investigacion.

    4. Tengo un estudio que realizo la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) sobre las limitación y excepciones relativas al derechos de autor en el entorno digital, si me compartes tu correo te lo puedo compartir de carácter ilustrativo y educativo, para complementar al análisis de tu caso en conjunto con tu abogado.

    5. El demandante, deberá demostrar si verdaderamente afecto sus “usos honrados” u otras afectaciones de manera directa o indirecta, pues si afecto su derecho patrimonial de autor deberá demostrarlo. Considero que no tiene fundamentos para demostrarlo, ya que su obra ya estaba publicada en la web por un tercero o por el mismo mucho antes de tu compartirla.

    6. Si los derechos patrimoniales son de una universidad publica, es muy posible que estos trabajos sean también de acceso al publico para su ilustración y enseñanza. Lo cual le daría un concepto mas abierto al acceso a la información publica de este documento en cuestión.

    7. Los derechos morales de autor, no tienen ninguna afectación, pues tuviste la delicadeza de respetar su nombre y buena honra al citarlo en el documento, ni afectaste ni alteraste su contenido, ni difamaste sobre el. Solo tu intención era de ampliar ese conocimiento con el fin de enseñar a tus lectores otros investigaciones similares.

    Si discuten estos temas con tu abogado, de seguro le daría ideas y argumentos legales para tu defensa.

    Buena Suerte!!

    Responder
  40. Juan Camilo Ramírez

    Creo que los hechos relevantes en el caso de Diego son:

    1. En el ámbito científico el plagio consiste en atribuirse como propio el trabajo de otros. Por ejemplo, referirse a resultados ajenos sin citar al autor respectivo. De lo que Diego ha dicho, se infiere que éste no es su caso.

    2. Los científicos normalmente no buscan que sus publicaciones sean secretas. Al contrario. Lo que un investigador generalmente busca es que sus publicaciones y la autoría de éstas sean reconocidos y citados por la mayor cantidad posible de miembros de la comunidad científica. Jamás he visto a un investigador negarle a otro el derecho de citar sus publicaciones ni mucho menos cobrarle por ello.

    3. Deacuerdo con la versión de Diego, lo que el compartió fue una tesis de maestría que, según entiendo, debe de estar al alcance del público en la biblioteca de la universidad correspondiente. Aparentemente lo que Diego compartió no fue una patente ni nada por el estilo. A lo sumo le correspondería a la universidad, no al autor de la tesis, el presentar la querella contra Diego.

    No se si lo único que el denunciante quiere es dinero. Pero definitivamente no entiendo la motivación que puede tener esa persona para haber puesto una denuncia con tanta virulencia y sin lugar a conciliación, como narra Diego. Lo curioso es que, según entiendo, ni siquiera ha querido dar la cara ante la opinión pública.

    Responder
  41. Pola

    Leí tu historia, los vínculos de la página y la mayoría de los mensajes, y hasta ahora no me cabe en la cabeza que un científico tenga esa actitud. Te apoyo completamente y me gustaría poder hacer mucho más por vos.
    Compartir artículos, tesis, disertaciones, fotos, hasta presentaciones de congresos, hace parte del día a día de las personas que hacemos ciencia, en Colombia y por todo el mundo. Algunos por motivos altruistas, otros por su propio ego, pero todos los que trabajamos por el conocimiento queremos que nuestro trabajo sea divulgado, que hablen de nosotros, de nuestro trabajo, que nos citen aunque sea para refutarnos y más en un mundo científico regido por el controversial factor de impacto de las revistas en dónde se publican nuestros resultados.
    Hay una cosa que me gustaría saber y es de que forma tu acto le generó un perjuicio importante a la persona que te demanda, alguien publicó los datos con su nombre? alguna revista lo rechazó porque sus datos no eran inéditos? lo dudo mucho, cualquier editor o revisor percibiría un plagio y hasta donde yo sé, resultados de tesis, disertaciones, trabajos de grado son considerados como inéditos según los códigos de nomenclatura en los cuales se basan las revistas. Definitivamente no veo otro argumento para alegar perjuicio, por el contrario, ganó publicidad gratuita para sus investigaciones al tener su trabajo compartido, amplió el público que podría llegar a citarlo y eso beneficia esa persona antes de causarle perjuicio.
    Mientras sigo con mi indignación por lo absurdo, tratando de entender los motivos por los cuales te han puesto en esta situación te deseo mucha suerte, que salgas bien librado de esta batalla y que tu vida académica sea muy productiva. También seguiré compartiendo esta historia y los trabajos que mis amigos y colegas necesiten.

    Responder
  42. luz aleyda reyes

    Realmente dificil de creer. Pero si es asi propongamos difundirlo y exponerlo en una organizacion para levantar firmas.

    Responder
  43. Julian Arango

    Pues como demalas el colega. Pero algo si debemos tener en cuenta, cuando haces un trabajo de grado, eres el dueño del conocimiento que se deposita en es ese texto y a menos que tu autorices a una institución o persona para que comparta tu documento, lo demás es considerado un delito. Por eso, uno no puede estar publicando tesis, sin la debida autorización del autor, sobretodo si este documento puede llegar a tener productos como artículos científicos. La buena intención de este pollo, puede ser la da desgracia del autor que se jodió bastante haciendo su tesis y quiere hacer la publicación en alguna revista indexada…que probablemente se le cayó, por la acción del colega.

    Es tan delicado el tema, que universidades como la Javeriana te brindan la opción de decidir si quieres publicar la tesis y la manera como se debe hacer. Incluso, si no la quieres publicar se respeta.

    Responder
    1. Diego Cantor

      Si de acuerdo, este punto de vista hay que considerarlo también. El problema no es de acceso abierto a las tesis. El problema es su divulgación en medios masivos (como el internet) sin autorización del autor. Las universidades en Colombia deberían incluir propiedad intelectual como un curso base de maestrías y doctorados. Todo esto se hubiese evitado si se hubiese consultado con el autor primero. Ahora bien, acceso gratuito es ideal pero no es realista. Las empresas editoriales cietificas tienen una responsabilidad muy seria y consecuentemente necesitan poder contratar y pagar personal calificado para lograr estas publicaciones, si todo es gratuito, quien paga los editores, los revisores, los diagrama dotes?. El problema de acceso gratuito vs. subscripcion paga no es nuevo y aunque es bastante complejo ha sido ya tratado por varios editores internacionales los cuales proveen la opción de que tu trabajo sea publicado en la modalidad de “open access” si se paga una tarifa para ello de tal forma que subsidie el costo de la publicación. A mí me parece una solución adecuada. Ahora bien, es importante enfatizar que aunque la campaña aquí en el caso de Diego es de open access, en realidad lo que creo que se necesita es educación en propiedad intelectual en los currículos de posgrado.

      Responder
  44. Alexandra

    Muy mal hecho que consideren esto delito, desde que le hallas dado el crédito al autor no importa si lo compartes. Pues tu no dijiste que lo habías hecho tu.

    Responder
  45. esteban

    Diego, no se someta ante esas leyes inmorales, no pague de ninguna forma, aplique la desobediencia civil de Thoreau:

    Se es mejor persona amando la verdad antes que las leyes y respetando el propio juicio antes que el de cualquier autoridad.

    Responder
  46. Diego A Pineda P

    Lo primero que uno como investigador se pregunta es ¿Se investiga para dejar semejante esfuerzo oculto?
    !Qué tal que los grandes investigadores hubiesen tenido la misma absurda consideración! A la ley no le digo nada porque en ese abigarramiento en se hunde no hay razón que valga. El investigador devela lo que otros no pueden ver todavía, si es para no mostrarlo entonces para qué la hace, es la misma actitud infantil no superada de los niños que juegan balón en la calle y el dueño se pone bravo por cualquier cosa y se lleva el balón.

    Responder
  47. Alma Liliana López Marmolejo

    Es increíble, pero este tipo de personas egoístas con el conocimiento existen; no sabe uno si es porque piensan que se les esta negando la posibilidad de conseguir un nobel con la publicación de sus resultados (es sarcasmo) o porque temen que al reproducir sus datos se descubre algún fraude: vaya uno a saber¡¡¡
    Cientos de veces encuentro en muchos blogs, grupos de investigación, slide shares, librerias on-line, extractos de mis libros y trabajos de investigación e incluso los libros completos, y no pasa nada…me alegra que lo que yo escribí o investigué le este sirviendo a alguien mas; precisamente, esa es la idea – pienso yo – al publicar este tipo de obras. Quién piense en el dinero dejará de ser científico para convertirse en un simple mercantilista, igual que cualquier comerciante.
    No te conozco pero me identifico con tu proceder científico. Estoy contigo y te apoyo. Muy seguramente no te va a pasar nada, pero te esta haciendo pasar un trago amargo, que ojalá no corte o frene quién has sido tú como científico e investigador.
    Abrazos fraternos¡¡¡

    Responder
  48. Nicolás Mejía

    Buen día, Diego.

    Lamento de antemano la situación y me uno al movimiento. La verdad es que la forma en como llegué a dar con ‘compartirnoesdelito’ fue por medio de una búsqueda de unas horas para pedir el permiso de uso de unas fotos en Flickr (https://www.flickr.com/photos/diegophidio/8952698178 y https://www.flickr.com/photos/diegophidio/8952699666) que son de un tal Diego Gómez que no sé si sea usted pero cumpliría con el perfil.

    Diego, si nos podemos contactar sería mejor y perdóneme si mi comentario está fuera de contexto, como dije, he buscado en internet por mucho tiempo sólo para que me autorice el uso de las fotos en el debido caso que sean suyas y, de una vez, sugerirle que, si son suyas, las deje con una licencia Creative Commons para saltarnos todo este paso y poder llegar a compartir conocimiento.

    Un saludo cordial,

    Nicolás Mejía.

    PD: voy a seguir buscando, quizás doy con usted por otro medio.

    Responder
  49. Sebastian Leiva

    Otro caso que demuestra como funciona la “justicia” del país. Tratar de educar al compartir este tipo de información es considerado delito, mientras que otros tantos eventos que sí atentan contra los derechos de las personas, simplemente pasan desapercibidos. Así entonces, habrá que seguir luchando por los ideales y persiguiendo aquello que en realidad nos apasiona y que además, trae un beneficio genuino a la sociedad, pero teniendo siempre cuidado con lo que se escribe y se comparte en Internet.

    Responder
  50. Felipe Ramiez

    Cordial saludo, espero que todo se solucione y que la justicia tenga en cuenta la buena voluntad de su trabajo de compartir conocimiento con los que consultamos las redes sociales.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>